Artículo de opinión, Mundo Literario

La fiscalidad del escritor: ¿Debo hacerme autónomo? (I)

Una de las preguntas que más veces surge entre los escritores que empiezan a publicar está relacionada con aspectos que poco tienen que ver con lo literario. La fiscalidad para un autor suele ser un tema engorroso y que produce preocupación en todos nosotros, porque nuestra actividad en la mayoría de ocasiones se mueve en aguas de pocos beneficios. Las editoriales nos pedirán que emitamos una factura para pagar nuestros royalties, momento en el que empezarán a asaltarnos las dudas. Aunque en este tipo de asuntos es importante que el interesado se informe preguntando a su gestor habitual o directamente en la Agencia Tributaria o la Seguridad Social, en este artículo trataré de aclarar algunas preguntas básicas (conclusiones válidas para el territorio español).

·Voy a publicar mi primera novela con una editorial. ¿Debo darme de alta como autónomo?

Esta es la gran pregunta del millón, y por desgracia a día de hoy la ley no la deja nada clara. De hecho, existe el mito de que si los beneficios derivados de nuestros trabajos literarios no excede de 3000 o 4000 € (depende de con quien se hable te dirá una cifra u otra) no hace falta hacerse autónomo. Pero esto es falso como regla fiable.

Según la normativa del artículo 1 de la Ley del Estatuto del trabajador autónomo, el autónomo es aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica lucrativa. El meollo de todo el asunto está en el concepto de “habitual”, un término vago donde los haya. Según algunas sentencias judiciales, una actividad no “habitual” es aquella que no pueda ser considerada como nuestro principal sustento económico. Y para efectos de contabilizar esto se puede alegar el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), que establece un tope anual de 7.455,14 €.

Otras sentencias son incluso más generosas y establecen este límite en el salario mínimo interprofesional. Más allá de estas cifras, es imposible argumentar que nuestra actividad como escritores no es habitual. Siguiendo esa premisa, la jurisprudencia se ha decantado por la no necesidad de darse de alta hasta que se rebasen estos requerimientos. Pero cuidado, porque estamos hablando de argumentos ganados en los tribunales, no instauradas por leyes establecidas. Para hacerlos valer tendríamos que ir a juicio tras una denuncia de algún inspector (cosa muy poco común en este tipo de actividades económicas menores).

En el caso concreto de los escritores, existe también el concepto de “profesionalidad”. El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos establece que quedan bajo su ámbito de aplicación los escritores profesionales de libros publicados por cuenta ajena. ¿Y cuándo se considera “profesional” a un autor, a efectos legales?

·Cuando ha publicado cinco libros distintos por cuenta ajena y en ediciones comerciales españolas.

·Cuando ha percibido beneficios económicos por la venta de sus libros superiores a 900 €

·No se computan como libros los financiados por el propio autor o aquellos cuya tirada sea inferior a 500 ejemplares en obras poéticas o 2000 en obras de otro género.

Como vemos, todo este asunto está lleno de lagunas e interpretaciones. A título personal, me parece vergonzoso que una actividad que mueve tanto dinero en nuestro país como la artística no esté regulada de manera clara (aunque este sea tema de otro debate). Siguiendo a rajatabla la ley, deberíamos darnos de alta como autónomos. Pero la mayoría de las veces, teniendo en cuenta lo que se vende un libro de un autor poco conocido, asumir una cuota mensual de 300€ sería ruinoso.

Por tanto, ¿qué decisión debe tomar en la práctica el escritor que empieza? Mi consejo, al menos el que yo he seguido, es no darse de alta como autónomo mientras los ingresos no sean demasiado altos ni frecuentes. Y en caso de éxito, consultar con un experto.

Pero si no somos autónomos nos las veremos con un pequeño inconveniente: cualquier editorial nos exigirá que emitamos una factura para pagarnos los royalties por las ventas del libro. ¿Cómo podemos hacerlo? Es lo que explicaré en el siguiente capítulo de la guía.

Información más detallada en torno a la obligatoriedad de darse de alta como autónomo en el siguiente enlace:

http://www.graduadosocial.net/web/noticias/66-autonomos/222-ies-siempre-obligatorio-darse-de-alta-en-el-regimen-de-autonomos-de-la-seguridad-social-el-requisito-de-la-habitualidad.html

alt="escritor, autónomo, fiscalidad, javierpellicerescritor.com"

SI TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO, COMPÁRTELO

Lee toda la serie “La fiscalidad del escritor”

Estándar
Artículo de opinión, Libros destacados, Mundo Literario

Las 10 mejores novelas negras de la historia (III)

Llegamos al final de esta trilogía de artículos sobre las mejores obras del género negro de la historia de la literatura. Pero antes de dar a conocer mi podio de elegidos, quería comentar que, como todas las listas, esta que hoy concluye es muy subjetiva. Reconozco que ha sido muy atrevido por mi parte elegir obras como “El nombre de la rosa”, que provocó un interesante (y sano) debate en las redes sociales sobre los límites del género. En cualquier caso, mi intención con estos artículos siempre es mover a la reflexión en torno a la literatura, lo que siempre supone en mi opinión algo muy bueno. Además de, por supuesto, dar a conocer obras imprescindibles de todos los tiempos (sean considerados dentro de un género o de otro).

Y sin más dilación, las que considero las tres grandes genialidades en la novela negra. Seguir leyendo

Estándar
Artículo de opinión, Libros destacados, Mundo Literario, Reseñas

Las 10 mejores novelas negras de la historia (II)

Seguimos con el recorrido por las mejores obras de la novela negra de todos los tiempos. Thomas Harris, Umberto Eco y sobre todo Raymond Chandler nos esperan. Clásicos que todo aquel que desee introducirse en este género debe leer. Seguir leyendo

Estándar
Artículo de opinión, Libros destacados, Mundo Literario, Reseñas

Las 10 mejores novelas negras de la historia (I)

La literatura está plagada de géneros y subgéneros, en ocasiones delimitados por líneas tan finas que se solapan una y otra vez. Ocurre con el género fantástico (dividido a su vez en terror, ciencia ficción o fantasía épica, entre otros) o el romántico. Y también con las obras policíacas, confundidas en muchas ocasiones con su hermana pequeña, la novela negra. Las diferencias son sutiles, pero esta última contiene un componente que, junto con elementos como el crimen y la investigación, define esta rama: la muestra e incluso la denuncia de la realidad social en torno a la historia. Además, no necesita estar protagonizada por policías. En cualquier caso, los límites son difusos y difíciles de acotar incluso por los críticos más expertos. Seguir leyendo

Estándar