Uncategorized

«Muchos esperan espectáculo en lugar de verosimilitud» – Entrevista a Ivan Mourin

unnamed

Entrevista a Ivan Mourin

El misterio nos seduce, lo que está oculto nos llama. Por mucho que vivamos en una sociedad eminentemente pragmática, todo aquello que escapa de la concepción que delimita la ciencia sigue atrayéndonos como si fuésemos polillas alrededor de una luz. Es en este estilo donde, bien a través de la ficción o el ensayo, Ivan Mourin se crece. Este autor no solo nos estremece con sus novelas de terror, sobrenatural o mundano, sino que ahora nos abre una puerta a una nueva forma de ver esos mitos y temores populares que creíamos inamovibles a través de su último trabajo, «Espiritismo Digital».

-Volvemos a vernos las caras en una entrevista, Ivan. Fuiste uno de mis primeros entrevistados cuando colaboraba en una revista cultural, hace ya vergonzosamente tanto. Aún recuerdo la caricatura que te hicieron para ilustrar la entrevista. ¿Cómo te ves después de todo este tiempo en lo que a tu carrera se refiere?

-Tengo esa caricatura de imagen de perfil en más de un lugar, para recordar lo joven que era. Me veo con mucho que aprender todavía, sin ninguna duda, y eso me gusta, me motiva. Es cierto que han llegado nuevas publicaciones, he tocado nuevos campos, como el ensayo, pero todavía quedan cosas por explorar. He trabajado en cine y televisión, continúo en la radio, disfruto mucho guionizando ficción sonora, y puedo dar gracias por poder dedicarme profesionalmente a lo que me gusta a tiempo completo, la escritura. Que es en lo que soñaba entonces, cuando nos conocimos.

-Tu obra, tanto en ficción como en no ficción, se centra casi exclusivamente en temáticas oscuras: terror, novela negra, ensayos sobre fenómenos paranormales o criminalísticos… Pero tu último libro, «Espiritismo Digital», parece más conectado con el anterior, «Descendiendo hasta el infierno: un paseo por el lado más oscuro de Internet». Da la sensación de que Internet es el nuevo tapiz en el que todo ocurre, tanto lo bueno como lo malo…

-Por supuesto. Piensa que Internet forma parte de nuestro día a día, y casi se podría decir que muchos de nosotros no sabríamos qué hacer si, de repente, nos cortarán la conexión por tiempo indefinido. Ciertos trabajos, cuentas bancarias, información personal… Todo pasa por este medio, y nos sentimos desnudos sin su presencia. Por eso no es de extrañar que surjan nuevas historias a partir de aquí, en ocasiones de forma involuntaria, pero en otras formando parte de un buen campo de explotación creativa, con material fantástico.

9788418015601

-«Espiritismo Digital» es un recorrido por los clásicos fenómenos paranormales de toda la vida, relacionados con el contacto con el Más Allá, pero adaptados a esta nueva Matrix en la que vivimos gran parte del día. ¿Cómo es posible que prácticas tan tradicionales como la ouija puedan ser trasladadas al mundo digital? ¿Tienen el mismo impacto que sus versiones anteriores? Sinceramente, no me resulta tan intimídate una sesión de espiritismo en torno a una aplicación de móvil.

-Todo evoluciona, hasta este tipo de creencias y prácticas, y lo hace al mismo ritmo que nuestra sociedad. Es difícil imaginar que, en una era altamente tecnológica, continuemos tan arraigados a ciertas creencias más próximas a la superchería que a lo racional, pero hay que pensar que forman parte de nuestro yo más primigenio. De ahí esta necesidad de evolucionar para poder acceder a las nuevas generaciones: los miedos son los mismos, pero hay que mostrarlos de un modo que los jóvenes puedan sentirse identificados, que sean cotidianos para ser más efectivos, y ahí entra en juego todo lo digital/virtual. No es el elemento en sí (por ejemplo, la ouija, como comentas), sino el poder de la sugestión. Da igual que sea un tablero, una hoja de papel o la pantalla de un móvil: si el escenario es el idóneo, la atmósfera y el nivel de sugestión acertados, el efecto acabará siendo el mismo. Pero con un aliciente extra: que el formato digital puede ser más dañino, ya que tiene una configuración para que siempre exista una respuesta per-programada, y eso logra aumentar el factor de miedo. Todo depende de hasta qué punto estés dispuesto a creer y hasta qué nivel puede afectarte.

-La verdad es que el potencial de las redes sociales o aplicaciones como WhatsApp es enorme. Casi parecen haber sido creadas para la transmisión de supersticiones y cadenas malditas. Mucho más cómodo que dejar una cinta VHS en un videoclub.

-Así es. Sólo tenemos que ver foros como Reddit, que tienen apartados especiales para lo paranormal y el terror, como NoSleep, donde los usuarios explican todo tipo de historias, que suelen «venderse» como reales y vividas en las propias carnes del narrador. El modo n que se plantean, narradas en primera persona, a veces acompañando de material gráfico, como conversaciones de WhatsApp, fotografías y vídeos, aumentan el nivel de credibilidad. Personalmente lo encuentro fascinante, porque no deja de ser un nuevo medio terriblemente atractivo para crear historias. Un ejemplo lo encontramos en lo que hizo Adam Ellis a través de Twitter, o Manuel Bartual, que fueron capaces de tener enganchados a miles de internautas en unas historias de autoficción con tintes paranormales que muchos tomaron por ciertas, y que llegaron a enojarse al saber que no era así.

-Recuerdo leer hace años que la revolución digital acabaría con todos esos casos fraudulentos basados en fotos trucada, tan habituales en la ufología, por ejemplo. Y sin embargo no dejan de crecer.

-Todo lo contrario. Como comentaba, el medio es mucho más atractivo, y el consumo es más sencillo. Todo depende de lo que queramos creer y de cómo se plantee la historia. Además, el poder de la imagen es más fuerte que el de la palabra, y de ahí que plataformas como YouTube cumplan un papel vital en este tipo de historias. No importa la fuente o la intencionalidad, sólo el contenido.

3029_autor-Uno podría pensar que el auge de la tecnología aumentaría el pensamiento racional y analítico de las personas, pero tu libro demuestra que seguimos abiertos a lo que está más allá de la ciencia, no importa cuánto hayamos avanzado como sociedad. Bueno, tu libro y la cantidad de noticias falsas que a diario se propagan con fines interesados. ¿Por qué crees que ocurre eso?

-Es una de las cosas que más me preguntan al respecto. Eso se debe, simplemente, a nuestro ritmo de vida. Llevamos un nivel tan acelerado que muchos no nos paramos a indagar más en el origen de las noticias e historias que nos muestran a través de Internet. Si el titular o vídeo es atractivo, lo compartiremos con más facilidad que si no cumplen estos parámetros y, en muchas ocasiones, ni siquiera se leerá el contenido para saber hasta qué punto lo que se nos plantea puede sostenerse. De ahí que muchas historias acaben por vitalizarse, aunque después se descubra que son falsas, pero eso parece que a pocos les importa, porque la respuesta real no se acaba difundiendo con la misma fuerza y velocidad. Sólo llama la atención aquello que puede robarnos alguna emoción, ya sea un escalofrío, ira, etc…

-Debo reconocer que a día de hoy soy principalmente escéptico con los fenómenos paranormales. Desde tu experiencia, ¿qué opinas? ¿Hay algo real detrás, algo que proceda de lugares o entes que escapan a la explicación científica?

-Soy una persona muy escéptica. Los años que llevo participando en investigaciones a las que me invitan, así como poder estudiar el material que me envían para conocer mi opinión, ha servido para comprobar que casi siempre se puede dar una respuesta racional. Hay que pensar que más del 97% de los casos tienen una explicación; el problema es el otro 3% que, por muchas vueltas que les des, no sabes realmente qué es lo que ocurre. Esta es la parte interesante, y no tienen nada que ver con lo que se muestra en programas como «Buscadores de fantasmas», y eso es lo que decepciona a muchos, porque esperan espectáculo en lugar de verosimilitud.

-Para acabar, y como es habitual, ¿qué proyectos tienes en el horizonte?

-En esto no he cambiado mucho: no suelo hablar jamás de lo que estoy haciendo, por si no sigue adelante (o se gafa). Pero sí que puedo decir que tengo el tiempo bien ocupado en varias cosas, de diverso tipo, y espero poder mostrarlas en breve.

«ESPIRITISMO DIGITAL» YA A LA VENTA EN LIBRERÍAS

Estándar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.