Artículo de opinión, Mundo editorial, Mundo Literario

Guía para publicar tu novela (II) – La autopublicación

Ha llegado el día. Después de meses de trabajo, esa historia que nació en tu cabeza se ha convertido en texto, en un manuscrito. Lo dejaste reposar durante un tiempo (muy recomendable) y luego revisaste, corregiste y puliste la obra. Incluso se la ofreciste a varios lectores de confianza, los llamados “lectores cero” (también muy recomendable, siempre que no sean amigos o familiares que se limiten a alabarte sin más). Desde su perspectiva crítica ellos te han ayudado a ver los fallos que a ti se te escapaban (¿qué padre o madre verá defectos en su hijo recién nacido?). El siguiente paso es lógico, comprensible y respetable: quieres que esa obra llegue a la gente. Quieres que se publique. Probablemente ya sepas que de esto son muy pocos los autores que se ganan la vida. Pero de todos modos, tal y como me pasó a mí (como nos pasa a la mayoría), tu sueño es ver esa historia que has parido convertida en libro, y a poder ser en las librerías.

¿Cómo puedes lograrlo? En los siguientes artículos de la serie te hablaré de las distintas opciones para publicar un libro. Empezaremos con la autopublicación.

Por autopublicación entendemos toda aquella conversión del manuscrito donde el autor corre con los gastos y la labor de creación del libro (bien sea en formato tradicional papel o en digital). Si además hay un trabajo de edición (en mi opinión, algo imprescindible), aunque sea realizado por profesionales freelance a los que el autor ha pagado, estaríamos hablando de autoedición.

alt="plataformas autopublicación, javierpellicerescritor.com"Es una alternativa en alza gracias a plataformas populares como Amazon (con su complemento Createspace, que permite publicar un libro en papel mediante impresión bajo demanda), Bubok, Lulu, Tagus, Smashwords, iBooks Author, Nook Press, Kobo Writing Life y muchas otras. Por otra parte, existe la opción de lanzarse al vacío por completo acudiendo personalmente a una imprenta para que realice una tirada de la obra (previa adquisición del ISBN), que luego el autor venderá personalmente mediante presentaciones y sesiones de firmas, e incluso a través de acuerdos puntuales con librerías que acepten vender a autopublicados (algo, hay que decirlo, poco habitual).

Las ventajas de esta alternativa son obvias: no existen los rechazos, se puede acceder al público de otros países (en el formato digital), tu control sobre la obra resultará absoluto (o casi, ya que las plataformas mencionadas también tienen reglas), y los beneficios de las ventas serán mucho mayores (dependiendo de qué otros intermediarios utilice el autor).

Por desgracia, también hay desventajas: el autor tendrá que hacerse cargo de todas las tareas o pagar a colaboradores freelance para que las hagan (lo cual es un desembolso económico importante, como expliqué en mi artículo “¿Son caros los libros?”), lo que supone un riesgo muy grande. Los servicios editoriales contratados no son baratos, sobre todo si son de calidad (os dejo un artículo sobre cómo pedir un presupuesto para contratar estos servicios, del blog de Mariana Eguaras). Esto le obligará a realizar una constante tarea de promoción que le robará tiempo para escribir. Del mismo modo, hay que dejar muy claro que la autopublicación limita enormemente la distribución. Si optas por este camino para publicar en papel, ten por seguro que ninguna distribuidora querrá colocar tu libro en las tiendas, porque solo trabajan con editoriales. Tendrás que ser tú quien vaya librería por librería, ofreciendo el libro, y aún así la respuesta será, en la mayoría de los casos, negativa, al no tener el aval de una editorial.

Aún así, si a pesar de todas estas piedras en el camino logras salir adelante con cierto éxito, la satisfacción será enorme. Pero hay otras opciones. En el siguiente artículo de la serie, hablaremos de otra modalidad de publicación, tal vez la más dudas y riesgos despierta: la coedición.

SI TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO, COMPARTELO

Guía para publicar tu novela (I) – Introducción

Estándar
Libros destacados, Mundo Literario, Reseñas

Saber escribir, guía de consulta para el escritor

En ocasiones, algunos escritores que empiezan el largo camino del escritor con aspiraciones profesionales me han pedido que les recomiende algún libro que sirva como guía de consulta para los aspectos técnicos de la literatura (esto es, corrección, estilo, redacción, etc…). Lo primero que les digo es que no existe un libro que enseñe a escribir, al menos en el aspecto literario. Escribir es tanto un trabajo de la mente como del corazón o, dicho de otro modo, el escritor nace, pero también mejora mediante un proceso de aprendizaje que dura años. Aún así, existen obras de consulta muy interesantes. Yo siempre recomiendo aquel que considero mi libro de cabecera en este sentido: “Saber escribir” (Ángel Cervera Rodríguez y Guillermo Hernández García, Editorial Aguilar), el cual ya he mencionado en algunos artículos, pero que hoy quería desgranar un poco más para que os sirva también a vosotros.

alt="saber escribir, instituto cervantes, javierpellicerescritor.com"Insisto, no estamos ante un libro mágico que nos mostrará la fórmula perfecta para ser un gran escritor. Sin embargo, es una guía completísima para sentar o revisar las bases de todo tipo de escritura (no sólo la literaria). Dividido en quince capítulos, el libro hace un recorrido por todas las facetas que componen cualquier tipo de escrito. Se inicia con una primera parada acerca de las características de la lengua actual, para seguir con el objetivo del uso de nuestro idioma (la comunicación). A continuación se mete de lleno en los aspectos formales de la corrección: ortografía, gramática, proceso de escritura, construcción y redacción del texto, forma y estilo, así como el tratamiento de los textos según su modalidad y objetivo. No es por tanto una obra dirigida solo a escritores literarios, sino también a profesionales administrativos, académicos o periodistas.

Se trata de obra organizada a la perfección y de fácil lectura incluso para los más neófitos escritores. Resulta relativamente amena, a pesar de su formalidad, fácil de leer y con multitud de ejemplos, tablas y esquemas, que facilitan la comprensión del libro. En manos de un escritor pasional, sin formación filológica, servirá como compendio de las reglas universales para la creación de un texto a todos los niveles mencionados. Y, para el escritor consumado, o con estudios en la materia, este libro se convierte en un manual que refrescará conceptos que quizás el tiempo había difuminado, además de resultar una obra de consulta ideal. Además cuenta con el aval del Instituto Cervantes.

SI TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO, COMPÁRTELO

Escritura empieza con “E” de estilo

Estándar
Entrevistas, Mundo editorial

La autoedición es lo que más trabajo me está dando – Entrevista a Carolina Bensler, ilustradora

En las charlas de las últimas semanas hemos hablado con diversos engranajes de la maquinaria literaria y editorial. Autores, editores, revistas… Pero hay un profesional cuyo trabajo es el primero que un lector ve al tomar un libro entre las manos: el portadista. Y para tratar este maravilloso oficio, que tanto admiro, tengo la suerte de contar para esta entrevista con una ilustradora y diseñadora de portadas joven pero que ya está despuntando: Carolina Bensler.

alt="Carolina Bensler, ilustradora, javierpellicerescritor.com"·Cuando se habla del trabajo que hay tras un libro, todos mencionan siempre al escritor y al editor. Pero muy pocos se acuerdan de esos otros profesionales: correctores, maquetadores o, en tu caso, portadistas. Personalmente me parece una tremenda injusticia, teniendo en cuenta que la portada es el primer filtro de un libro de cara al lector.
· Duele más cuando le dices a alguien que eres ilustrador, y ese alguien te pregunta que qué es eso. Uno aprende a vivir con ello, aunque me atrevería a decir que esto va cambiando poco a poco. La gente cada vez se interesa más por quién hace las portadas de tal saga o quién traduce tal otra, pero todavía hay mucho desconocimiento sobre el verdadero trabajo que hay detrás de un libro.

·¿Cuesta salir adelante en el mundo de la ilustración enfocada al mundo literario?
· No es fácil, aunque tampoco imposible. Como en cualquier profesión del ámbito artístico uno ha de trabajar muy duro, y más en los días que corren. Somos muchísimos los que nos dedicamos a ello, pero sólo unos pocos logran trabajar de forma constante y vivir exclusivamente de ello.

·Los escritores siempre andamos quejándonos de que no podemos vivir de nuestras obras. ¿Os ocurre lo mismo a los ilustradores y portadistas?
· Desde luego. Hay ilustradores que logran ganarse bien la vida con ello, trabajando para editoriales de gran renombre, tanto a nivel nacional como en el extranjero, etc., pero la gran mayoría, y en especial los que están empezando, lo tenemos bastante difícil. Siempre ha sido así para los artistas en general, pero hoy en día, entre la dichosa crisis económica (que ésta además, en mi opinión, ha derivado a una crisis de valores y prioridades muy grave) y la picaresca lo está complicando todo todavía más. Lo que sí que nos salvaría con respecto a los escritores es que nuestros trabajos también se pueden licenciar para merchandising, lo que podría compensar si se mueve de forma adecuada.

alt="cómo destruí el mundo, carolina bensler, javierpellicerescritor.com"

·¿Cuánto tiempo lleva realizar una portada? Cuéntanos un poco el proceso desde que recibes el encargo.
· La ejecución de la ilustración en sí, en mi caso, suele ser bastante rápida, desde una noche (soy bicho nocturno, así que cuento por noches) si es sencilla, a tres, cuatro o incluso más, si son más complejas. Cuando recibo un encargo, si éste viene de editorial, ellos me suelen mandar un briefing con toda la información necesaria para la realización de la misma (descripción más o menos exacta de lo que quieren, título del libro, autor, medidas, plazo, etc). Cuando viene de un particular que se autopublica, pido esa misma información y amplío con una breve sinopsis de la historia, una descripción de los personajes principales y si tienen referentes de otras portadas o trabajos. En ocasiones el autor tiene muy claro lo que quiere, pero muy a menudo está perdido o no sabe lo que quiere y necesita de orientación profesional, por eso, cuanta más información reciba más fácil será conectar con ellos. Una vez recibida la información procedo a realizar algunos bocetos. En alguna ocasión la idea es tan clara que con uno es suficiente. Esos bocetos los envío al editor o autor según de quién venga el encargo para comentar la idea y decidir con cual nos quedamos. Una vez hablado todo, procedo a buscar el stock fotográfico necesario (o a hacerlo yo misma si lo requiere) y a trabajar la ilustración final. Cuando está terminada la envío de nuevo por si hay que hacer algún pequeño ajuste o cambio de última hora, y una vez dado el visto bueno, se envían los archivos en alta resolución… y a por el siguiente encargo.

·Las portadas e ilustraciones para obras literarias son cada vez más espectaculares. Las técnicas digitales forman ya parte de la manera de trabajar de cualquier dibujante que se precie. Y aún así, ilustradores como Colucci aseguran que sin los conocimientos tradicionales propios de las escuelas clásicas no puede forjarse un ilustrador digno. ¿Estás de acuerdo con ello? ¿Sustituirá algún día el arte digital por completo al tradicional?
· Personalmente no creo que la técnica tradicional llegue a ser jamás substituida por la digital, básicamente porque son técnicas distintas que responden de una forma muy diversa y por tanto sus resultados también varían. Lo importante es que uno se sienta cómodo al trabajar, la técnica utilizada es lo de menos mientras el resultado sea bueno.
Con respecto a la afirmación de para ser un buen ilustrador son necesarios los conocimientos tradicionales propios de las escuelas clásicas, lo que puedo decir es que el saber no ocupa lugar y aunque sí ayuda, no es un imperativo. Es decir, para ser un buen ilustrador uno ha de saber dominar las luces y las sombras, crear correctamente un espacio y el volumen, ha de tener conocimientos de perspectiva y lectura de composición, dominar la anatomía, conocer cómo funciona el color y su psicología, sintetizar la idea, etc., pero no importa si eso lo hace con acuarelas, oleos, pintura digital, vectores o usando la manipulación fotográfica. Lo importante es conocer y saber aplicar el concepto. Para lo demás, echarle mogollón de horas.

alt="Ilusionaria 2, Carolina Bensler, javierpellicerescritor.com"

·Disfrutando de la excelente galería de ilustraciones de tu página web, advierto que la mayoría de ellas giran en torno a la temática fantástica. ¿Te sientes más cómoda ambientándote en historias de este género, o es una mera cuestión de encargos?
·De siempre me he sentido más atraída por la fantasía, el terror (zombis sobretodo) y la ci-fi que otros géneros a la hora de leer o ver una película, y eso influye en mi trabajo. Permite crear lo que quieras sin más límites y preocupaciones que el hacer simplemente algo coherente, y eso se agradece muchísimo. Pero, por supuesto, también disfruto de los demás géneros cuando llegan en forma de encargo. Suelen plantear nuevos retos y trabajar en otras cosas siempre enriquece. ¡No me cierro a nada!

·En mi experiencia como escritor me he encontrado con dos maneras de trabajar en lo que respecta al autor del texto: el ilustrador que realiza el dibujo sin consultar con el escritor, aportando su propia visión (habitual en las grandes editoriales); y aquel que trabaja en contacto con el autor para adaptarse a su concepto como creador de la obra. ¿De cuál eres tú?
· Depende del momento. Por lo general prefiero trabajar mano a mano con el autor y conectar con él, pues al fin y al cabo es su historia y, aunque la haya plasmado en palabras, la ha visualizado previamente en su mente. Creo que se trabaja con mayor cariño y los resultados suelen ser mucho más agradecidos. Pero como con todo, existen excepciones. A veces hay autores que no aceptan consejos y se obcecan con una idea que puede no ser adecuada y por tanto no funcionar correctamente como portada. No debemos olvidar que un libro, a pesar de que hay mucha ilusión puesto en él, se trata de un producto que se va a vender, y su portada no cumple una función meramente decorativa, sino que debe llamar la atención del posible lector. En esos casos se agradece trabajar directamente con el director de arte o el editor.

alt="el guerrero a la sombra del cerezo, carolina bensler, javierpellicerescritor.com"

·El mundo de la autopublicación, especialmente en formato digital, ha abierto nuevas posibilidades y clientes para los portadistas. O al menos eso podría pensarse desde fuera. ¿Es así en realidad? ¿Hay negocio para los ilustradores en la autoedición?
· Hoy por hoy, la autoedición, y más concretamente el e-book, es lo que más trabajo me está dando aunque, por otra parte, las cifras también suelen ser más modestas ya que no es una editorial la que paga sino un particular. Al menos en España.
En el extranjero en cambio es distinto. Allí existe un negocio muy grande con el e-book, y existen infinidad de pequeñas editoriales que se dedican exclusivamente a ello y publican decenas de libros cada mes, por lo que suelen contar con una plantilla de varios ilustradores. Por regla general el pago es con royalties, pero hay que tener en cuenta que el volumen de ventas es realmente enormísimo, así que una cosa va por la otra. El e-book en España está todavía por explotar.

·Soy de la opinión de que, auspiciada por el éxito del maestro Luis Royo, en las últimas décadas la ilustración española está dando una excelente serie de portadistas. Me vienen a la mente Colucci, Calderón, A.J. Manzanedo, Daniel Expósito, Marta Nael, Corominas, Nekro… ¿Estás de acuerdo conmigo?
· Totalmente de acuerdo, y no solamente portadistas, si no ilustradores y dibujantes en general. Desafortunadamente todavía hay que trabajar mucho en algunas materias tales como las ayudas al freelance (autónomo para los amigos, la gran pesadilla) y la promoción del artista, como sí ocurre, por ejemplo, en Estados Unidos, dónde se organizan multitud de grandes y pequeños eventos (salones del cómic, de ilustración, de literatura, artists alleys’, etc) que ayudan a acercar a los artistas y su profesión al público. También habría que hacer especial hincapié en la mayoría de escuelas de arte públicas a la hora de hacer mejoras, ya que existen demasiadas carencias en su sistema de enseñanza. Pero a nivel de calidad profesional, sin duda alguna no tenemos nada que envidiar a los de otros países, y ojalá siga así por muchos años.

alt="the girl with the mechanical hand, carolina bensler, javierpellicerescritor.com"

·¿En qué andas trabajando actualmente? ¿Hay buenos proyectos en el horizonte?
· Pues estoy trabajando casi en exclusiva como portadista de libros. A finales de abril entré de forma fija en una editorial canadiense especializada en e-books, y cuyo ritmo es puro frenesí, y lo voy alternando con todo lo que vaya entrando, tanto de editoriales españolas como a nivel particular. Como colorista de cómics también voy haciendo cosas, aunque más en un segundo plano.
En cuanto a proyectos personales, llevo dándole vueltas a una historia ilustrada de corte oriental desde hace varios años, pero debido al gran volumen de trabajo ésta se encuentra parada. A ver si consigo retomarla y terminarla, desde luego me encantaría que llegara a ver la luz algún día. Desde hace unas semanas también asoman trazas de lo que podría ser una novela escrita, un reto bastante interesante que me apetece probar también.

Visita la web de Carolina Bensler

SI TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO, COMPÁRTELO

Estándar
Artículo de opinión, Consejos literarios, Mundo editorial, Mundo Literario

Guía para publicar tu novela (I) – Introducción

En 2013 se publicaron en España más de 89.000 libros, según los datos anuales oficiales ofrecidos por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, de los cuáles 19.000 eran de temática estrictamente literaria. Parecen muchos, y realmente lo son (tal vez demasiados, pero ese es un debate distinto). Y sin embargo es una cifra ridícula en comparación con la cantidad de obras que se crean y jamás llegan a las librerías.

alt="libros, novela histórica, javierpellicerescritor.com"

Los motivos de que estos textos se pierdan son muy diversos. Hay cuestiones personales en ocasiones, autores a los que no les mueve la idea de publicar sus textos, que prefieren guardarlos para sí, tal vez como una afición introspectiva y personal. El simple hecho de crear es para ellos suficiente recompensa emocional y no necesitan abrirse al mundo. Otros, en cambio, sí precisan encontrar lectores para sus obras, aunque no les mueve el afán de profesionalizarse. Les basta con ofrecer esas historias de manera gratuita mediante distintas opciones (plataformas online de lectura, foros, webs propias…), y recabar opiniones con las que sentirse escritor con público (aunque este sea, en la mayoría de ocasiones, minoritario). Incluso los hay que van directamente a una imprenta y hacen unos cuantos ejemplares para sus familiares y amigos (obviamente, sin un ISBN no se considera una publicación oficial).

Todas estas formas de entender la escritura literaria son absolutamente respetables (y sin duda más relajantes). Cada autor debe escoger su objetivo en función de lo que quiere conseguir. Pero entre esas obras que nunca llegan a ser algo físico, también hay escritores que, pese a sus intentos (más o menos constantes), no logran que sus manuscritos se conviertan en libros debido al rechazo de los (todavía) principales agentes de la publicación: las editoriales.

Es a estos autores a quienes va dedicada esta serie de artículos que comienzo esta semana. En la serie “¿Por qué las editoriales rechazan nuestras novelas?” ya hablé largo y tendido sobre los motivos de estos rechazos, poniendo especial énfasis en que la mayoría de veces las causas residían en la actuación del propio escritor. Ya en esos artículos se podían sacar conclusiones muy claras sobre qué hacer para mejorar las opciones de publicación con una editorial, a través de un ejercicio de razonamiento a la inversa. Pero ahora toca tratar el asunto desde una perspectiva positiva, y enumerar esos trucos y buenas prácticas que nos allanarán un poco el camino. ¿Cómo preparamos nuestra novela para ser presentada a las editoriales? ¿Hay otras opciones para verla hecha libro?

Quiero dejarlo muy claro desde el principio: no voy a dar fórmulas mágicas que aseguren la publicación, porque no existe tal cosa. Ningún consejo o recomendación, ningún sistema o estrategia, puede asegurar que una editorial aceptará publicar tu obra. La fortuna es un factor importante, pero ya sabéis lo que se dice: la suerte es de los que la buscan.

SI TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO, COMPÁRTELO

Estándar
Mundo Literario, Noticias

Simetría, una saga imperfecta

«Simetría no es un buen sitio para vivir. Sus calles rezuman decadencia y depravación. Muchos piensan que fue el grado de corrupción moral que alcanzaron sus habitantes lo que provocó el maremoto que escindió la ciudad de la península a la que pertenecía. Alejada así de cualquier otra civilización, lentamente a la deriva por el océano, Simetría se ha convertido en un crisol de horrores. Una tierra maldita donde es legítimo dar rienda suelta a las más oscuras bajezas, y donde sobrevivir es un estilo de vida.»

Así se presenta la ciudad e isla de Simetría. Un paraje literario nacido de la inspiración de los autores Darío Vilas y Rafa Rubio, pero que ha crecido nutriéndose con las ideas de otros escritores afines a la ambientación desequilibrada que ambos quisieron imprimir a la ciudad fetiche donde transcurren gran parte de sus obras. A algunos les recordará a la (Ba)Sin City (o tal vez incluso a Gotham City), y ciertamente comparte algunos elementos con la ciudad creada por Frank Miller para sus novelas gráficas. Pero Simetría tiene personalidad propia. Es sucia y decadente como la mencionada urbe, pero también tiene más facetas, muchas más, tantas como autores la enriquecen. En Simetría tiene cabida lo vulgar, lo corrupto, pero también lo sobrenatural e, incluso, lo hermoso (aunque esto último en cuentagotas).

alt="Imperfecta Simetría, javierpellicerescritor.com"La primera obra en narrar historias transcurridas en Simetría fue la antología a cuatro manos entre Darío Vilas y Rafa Rubio “Imperfecta Simetría” (Círculo Rojo, 2009). En esta colección de relatos, tan discordantes entre ellos como la naturaleza de su emplazamiento ficticio demandaba, se dio una primera forma a Simetría a grandes rasgos. Pero aquel diamante de sangre todavía debía ser pulido, proceso que continuaría con la segunda obra de Vilas, esta vez ya totalmente en solitario, “Piezas desequilibradas” (23 Escalones, 2011). El relato homónimo volvía a contarnos una historia del personaje más emblemático de Simetría creado por el autor vigués, Marquitos Laguna (inspirado a su vez en el cantante Mark Lanegan), que demandaba a gritos más protagonismo.

alt="piezas desequilibradas, darío vilas, javierpellicerescritor.com"Y vaya si lo tendría. Porque a finales de 2012 contaría con su propia novela, “El hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas” (Tyrannosaurus Books), y que, por supuesto, solo podía transcurrir en un lugar: Simetría. Un libro que por cierto ha acumulado una serie de críticas excelentes. Oscura, sucia, bizarra pero, a la vez, tremendamente realista. Marca de la casa de una ciudad que tiene con esta obra su puesta de largo definitiva, aunque no parece que vaya a ser la última.

alt="el hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas, javierpellicerescritor.com"El universo literario en torno a Simetría va a seguir creciendo con nuevos proyectos y otros autores. Los próximos en visitar la isla y ciudad de la decadencia serán José Luis Cantos e Ignacio Cid Hermoso, dos almas errantes literarias que conocen y conectan con la visión de Vilas con respecto al paraje que dotó de entidad propia. “Girando en Simetría” es una nueva antología donde los dos autores mencionados se reunirán con los dos primeros padres de la ciudad, Rafa Rubio y Darío Vilas. Todavía inédita, todo hace pensar que no será así por mucho tiempo.

¿Y eso es todo? En absoluto. Porque era inevitable que Simetría, como toda gran creación literaria destinada a pasar a la posteridad, terminara por escapar al control de su creador y pasara a ser parte de la obra de otros autores. Es lo que ocurrirá con “Telaraña” (título provisional todavía), segunda novela que transcurrirá en Simetría, pero esta vez no conducida por Darío Vilas, sino por José Luis Cantos. Quién, además, parece haber tomado el testigo con fuerzas, pues también está coordinando una nueva antología colectiva en torno a la isla. ¿Cuál es la opinión del padre de la criatura ante esta expansión? Darío Vilas nos dice que le parece “magnífico, la isla nació con esa intención; ofrecer un espacio para que cada escritor dé rienda suelta a sus más bajos instintos”.

¿Cuál es el límite de un proyecto que, en el fondo, no tiene una única forma definida? Solo la imaginación, inspiración y motivación de los autores tiene la respuesta a esta pregunta. En cualquier caso, ahora tenéis la oportunidad de saber más sobre este proyecto en la página que acaba de nacer, donde encontraréis un montón de información. Hasta un plano de la ciudad.

Visita la web del proyecto Simetría en

http://imperfectasimetria.wix.com/simetria

También podéis seguir a la isla vía twitter:

https://twitter.com/IslaSimetria

 

SI TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO, COMPÁRTELO

Estándar
Noticias

Ilusionaria IV, una causa común

Hace algo más de dos años, el escritor Juan de Dios Garduño (autor de, entre otras novelas, “Y pese a todo”, obra que llegará próximamente al cine) puso en marcha una iniciativa solidaria que pretendía reunir a varios autores e ilustradores para la creación de una antología ilustrada de cuentos infantiles. Su intención era recaudar fondos para la la asociación “Matrioska-Fons Mellaria”, cuya labor era (y sigue siendo) traer de vacaciones a España a niños afectados por la radiactividad proveniente de la catástrofe nuclear ocurrida en Chernóbil (Ucrania), y ayudarles así a sanear parcialmente sus organismos. El proyecto se llamó “Ilusionaria”, y su éxito fue tal que desde entonces han aparecido otros dos volúmenes que continúan con el espíritu solidario del primero, aunque en cada ocasión centrado en distintas organizaciones y proyectos benéficos (aunque siempre encarados al ámbito infantil). Actualmente “Ilusionaria” se encuentra en su cuarta encarnación y todos pueden convertirse en ilusionarios. A continuación os cuento cómo.

alt="Ilusionaria IV, javierpellicerescritor.com"

“Ilusionaria IV” va a centrar su apoyo en los niños en riesgo de exclusión social, donando todos los beneficios de sus ventas a la Fundación Proyecto Babhel, una organización de intervención socioeducativa perteneciente al Programa de Familia e Infancia de Cáritas Diocesana de Valencia, que trabaja con niños y jóvenes del barrio de La Torre muy necesitados. En este volumen se han reunido autores como Sergio R. Alarte, Alberto Morán Roa, Santiago García Clairac o Javier Arnau, además de ilustradores de la talla de Carolina Bensler o David Navarro.

La organización de la antología está en fase de recaudar fondos para imprimir el libro, para lo cuál hace un llamamiento a todos los que quieran unirse al proyecto mediante aportaciones económicas de diversa índole. Esta colaboración es indispensable para que el libro se convierta en realidad (y creedme, merece la pena). Los modos de colaborar son varios: reservando el libro (15€), mediante esponsorización (20 ó 30 €) o comprando chapas promocionales (2 €). Todas estas operaciones podéis llevarlas a cabo desde la tienda online que se ha habilitado a tal efecto: http://www.kharmedia.es/IlusionariaTienda/

Para cualquier duda o consulta puedes pedir información en contacto@ilusionaria.com o en la página de Facebook del proyecto.

alt="anuncio Ilusionaria IV, javierpellicerescritor.com"

SI TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO, COMPÁRTELO

Estándar
Entrevistas, Mundo editorial, Mundo Literario

La carrera del escritor independiente es muy dura – Entrevista a Miguel Ángel Moreno.

Hay escritores que se dejan llevar por el destino y otros que lo buscan, que pavimentan su propio camino. Que prueban, experimentan y se arriesgan, pero con mente analítica. Entre estos últimos yo incluiría al entrevistado de hoy, Miguel Ángel Moreno. Tal vez en España su nombre no suene tanto, pero en Latinoamérica lo conocen por su saga de novelas de ciencia-ficción “Praemortis”, que tuvo una buena acogida al otro lado del charco. Y, a pesar de ello, este autor madrileño ha dado un giro de 180 grados lanzándose a la autopublicación en Amazon. De todo esto hablaremos con él.

alt="Miguel Ángel Moreno, javierpellicerescritor.com"·Tu situación como autor siempre me ha parecido muy particular, Miguel Ángel: publicaste tu primera novela, “La vidriera carmesí”, nada más y nada menos que con Grupo Nelson, la división hispana de la sexta editorial más poderosa de Estados Unidos, Thomas Nelson. Comenzar en un grupo editorial de semejante envergadura no es algo habitual.

·No es habitual, es cierto. Agradezco a Nelson que se fijara en mí. Lo cierto es que no esperaba que lo hicieran, ya que es una editorial que publica a autores que encabezan las listas del Times, y que distribuye por todo el continente americano. Pero no sólo me publicaron, sino que me trataron muy bien. Mis novelas han sido distribuidas por casi toda América Latina, y alcanzado a miles de lectores.

·Con Grupo Nelson publicaste las dos novelas por las que más se te conoce, “Praemortis. Dioses de carne” y “Praemortis. Descenso”. Ambas fueron un éxito en Latinoamérica y entre los lectores de habla hispana de EEUU, pero en España pasaron sin pena ni gloria. ¿Cómo se lleva lo de no ser profeta en tu tierra?

·Al principio mal, la verdad. Podía decirle a todo el mundo que era escritor y que vivía de ello, pero cuando me preguntaban dónde adquirir mis novelas me encogía de hombros. Praemortis llegó a España, pero en una tirada pequeña que sólo alcanzó las grandes superficies, y que se agotó enseguida. Mientras, en América se vendían miles de ejemplares y las buenas críticas iban llegando. Es raro, pero ya me he acostumbrado.

·Resulta sorprendente que después de cuatro novelas con la misma editorial, y cosechando un aceptable éxito de ventas, de pronto anuncies que das el salto a la autopublicación. ¿Cuáles fueron las razones de esta decisión tan drástica?

·Pues han sido varias. Por un lado, escribí una novela que no se ajustaba a la línea editorial de Nelson: La Costilla de Caín. Por otro, tenía ganas de que mis historias se leyeran en España. Escribí esta novela, como digo, y conseguí que una agencia me avalara, pero su trabajo no fue bueno, así que tras un año de inamovilidad decidí que no quería esperar más. Por aquel entonces me había estado informando de la autopublicación y conocía a algunos buenos escritores del ramo, así que me decidí a probar.

alt="La costilla de Caín, Miguel Ángel Moreno, javierpellicerescritor.com"·E inicias tu andadura en las tiendas Amazon con la tercera parte y conclusión de tu saga “Praemortis”, a la que siguió una nueva obra ya lejos de estos mundos futuros. “La costilla de Caín” transcurre en el Madrid de 1915. Háblanos un poco de esta historia.

·La costilla de Caín Es una novela de estilo gótico. En efecto, está ambientada en el Madrid de 1915. Narra las andanzas del profesor John M. Baldinger, un controvertido biólogo que hereda el carácter de personajes como Guillermo de Baskerville o Alan Quatermain. Baldinger, ayudado por el fracasado actor de teatro Raul Sibeud, tendrá que resolver el misterioso asesinato del diplomático francés Enric Mantey. Sin embargo, la novela va más allá de un mero relato detectivesco, y se adentra en una aventura en la línea de los mitos de Lovecraft. El lector va a encontrarse una historia llena de sorpresas, en una mezcla de mitología, leyenda y acción, encuadrada dentro del Madrid de época.

·Siempre he defendido la necesidad de un trabajo de edición, sin importar el formato de publicación de una obra. ¿Has realizado dicha tarea de edición en tus novelas autopublicadas? ¿En qué ha consistido?

·Así es. Deseaba que mis novelas, aunque autoeditadas, estuvieran disponibles en formato papel, así que me dispuse a aprender maquetación. He realizado un trabajo sencillo, sin florituras, pero el resultado es bueno. Además, conté con un profesional para el diseño de la portada (estoy aprendiendo a diseñar, pero admito que no tengo mucho gusto estético) y con varios correctores de estilo. He buscado en todo momento que la novela tenga un buen acabado, igual que si hubiera salido de una editorial.

·Se podría decir que tu camino en la autopublicación tiene otro objetivo paralelo, aparte de la faceta puramente comercial. A través de tu blog estás trasladando a tu público esta experiencia, paso a paso, mes a mes, a la vez que realizas una análisis objetivo de tu aventura en Amazon. ¿Por qué has decidido compartir esta información, sabiendo que son datos que habitualmente los autores se reservan?

·El mundo del artista tiene sus trucos: uno de ellos es mostrar los logros de lo que se va consiguiendo. Puede que se trate de logros pequeños, pero las redes sociales se encargan de amplificarlos. Quienes nos dedicamos a esto hemos visto la trampa, el truco. Sin embargo, con mi trayectoria como escritor autoeditado me he propuesto un experimento: cada primer jueves de mes publico en mi blog los avances reales de mi trayectoria como independiente; las ventas, los proyectos, las entrevistas, las estrategias… todo, con pelos y señales. Sin adornos ni efectismos.

·¿Has sacado alguna conclusión de este análisis?

·Que la carrera del escritor independiente es muy dura. Hay que promocionarse mucho y no hay una estrategia clara de éxito. Parece que, como en el mundo de la publicación tradicional, funciona tener más de una novela autoeditada y disponer de un buen portadista. Al final, lo que entra por los ojos es lo primero que se ve la portada, con independencia de lo que se halle en el interior. Pero aun con una buena portada, hay que enfrentarse a mucha competencia, y no toda es leal. El mundo de Amazon y el de la publicación tradicional tienen sus diferencias, sí, pero son cercanos en muchos puntos.

·Has saboreado ambos estilos de publicación: el tradicional con editorial y la autopublicación digital. A día de hoy, ¿con cuál te quedas? ¿Por qué?

·Me quedo con ambos. Querría seguir publicando novelas al modo tradicional, pero también continuar con la autopublicación. He sido muy bien recibido por los escritores independientes, y la autoedición ofrece ventajas que el mundo tradicional no tiene: publicar cuando uno lo desee, de forma rápida y sencilla, y poner el precio que se quiera a las novelas. Por otro lado, la publicación tradicional sigue envuelta en ese halo de calidad (falso en muchas ocasiones) que los escritores independientes, por desgracia, aún no tienen. Así pues, no deseo ser ni independiente ni tradicional, sino una especie de híbrido.

Visita el blog de Miguel Ángel Moreno en

http://palabrainventada.blogspot.com.es/

SI TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO, COMPÁRTELO

Más entrevistas:
Mónica Martín
Javier Arnau
Ana Coto
José Luis Cantos
Estándar
Mundo Literario, Noticias

Polémica en el certamen literario de Amazon (2 de 2)

En la anterior parte de este artículo hablábamos de las diversas polémicas desatadas en torno al I Concurso Literario Online de Autores Indies convocado por Amazon España El Mundo. Para arrojar luz sobre estas sospechas, he contactado con algunos de los involucrados o relacionados con estos asuntos. Por desgracia, la mayoría no han querido responder, pero afortunadamente el actor principal de este embrollo si ha accedido a compartir su punto de vista.

alt="Fernando Gamboa, javierpellicerescritor.com"Hablo de Fernando Gamboa, quien asegura que el reportaje que le dedicó El Mundo, y que tanta polvareda ha levantado, “es parte de una serie dedicada a los autores con más éxito de Amazon. También entrevistaron a Esteban Navarro y Marcos Chicot, y a otros más que aun están por publicar”. Sobre las sospechas de trato de favor, el autor alega que se trata de “entrevistas a los autores más vendidos, nada que ver con el concurso, y casualmente yo soy, con diferencia, el autor que más ha vendido en Amazon España. ¿Cómo no iban a querer entrevistarme?”

Del mismo modo, cuenta que el artículo “apenas llamó la atención hasta que un puñado de autores decidieron que sus novelas no se vendían por mi culpa y comenzaron a publicitarla”. El autor opina que las críticas van dirigidas hacia su persona: “no se señala al periódico, se me señala a mí, como si yo hubiera hecho otra cosa que contestar al teléfono cuando me llamó una periodista. Me gustaría saber cuántos de los que me critican, si les llamaran de un periódico, se negarían a contestar las preguntas que le hicieran”. Ante la idea de que estemos ante un posible amaño, Gamboa jura “que no hay ningún interés previo de que yo gane”.

alt="Capitán Riley, Fernando Gamboa, javierpellicerescritor.com"En ese sentido, el autor catalán no cree que este artículo haya afectado a sus ventas en el certamen: “mis dos anteriores novelas se vendieron exactamente igual que esta (“Capitán Riley”, la obra con la que Gamboa participa en el certamen). La última cripta estuvo casi siete meses en el #1 del top de Amazon en 2012, y Ciudad Negra más de dos meses también en el #1. Ambas además, suman casi 600 reseñas entre las dos. Las cifras de ventas de Capitán Riley son las mismas que llevo acumulando en los dos últimos años”. Gamboa concluye diciendo que el artículo de la discordia “no tendrá ninguna influencia en la decisión sobre quien gana o no el concurso, ya que el, o los vencedores, lo serán por los criterios literarios y comerciales de la editorial y de Amazon Crossing, que no van a invertir en la publicación o traducción de una novela por el dichoso artículo, y hay que ser muy miope para creerlo así”.

Del otro lado están los autores participantes que se han sentido perjudicados por la aparición del artículo de Gamboa. Las redes sociales han hervido con acusaciones y comentarios acerca de irregularidades por parte de Amazon durante el certamen, como supuestas peticiones a varios autores indie superventas para que participaran (algo que se menciona en una entrevista realizada, también por El Mundo, al autor Marcos Chicot), o el incumplimiento de algunas de las bases por parte de varios participantes. Sin embargo, y como decía al principio de la entrada, cuando me he puesto en contacto con los participantes que más críticos se han mostrado en los últimos días, ninguno ha querido darme su consentimiento para publicar sus opiniones. Aseguran que temen salir perjudicados si este artículo cobra relevancia.

alt="polémica, concurso Amazon, javierpellicerescritor.com"

Las sospechas de favoritismos o incluso amaños son algo común en muchos premios literarios, en especial en aquellos de gran envergadura. Si son reales o simplemente exageraciones impulsadas por aquellos participantes que no están conformes con los resultados, es algo que resulta muy complicado de dirimir, y en todo caso habría que hacerlo caso por caso. En este artículo sencillamente he tratado de trasladar el problema de este certamen en concreto. Dejo a consideración de los lectores cualquier juicio de valor al respecto.

Nota: Quiero agradecer a Fernando Gamboa el haber accedido a trasladarme su punto de vista, teniendo en cuenta la delicadeza del tema.

SI TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO, COMPÁRTELO

Lee la primera parte del artículo AQUÍ

Estándar
Mundo Literario, Noticias

Polémica en el certamen literario de Amazon (1 de 2)

Ayer concluyó la primera fase del I Concurso Literario Online de Autores Indies convocado por Amazon España y el periódico El Mundo. Durante más de dos meses cientos de autores independientes han competido por quedar finalistas en este nuevo certamen, con la esperanza de que conseguir su gran oportunidad. No es para menos, pues los premios son muy suculentos: a uno de los ganadores le espera la publicación con la editorial La Esfera de los Libros, y al otro la publicación en lengua inglesa por parte de la propia Amazon. Ahora se abre un plazo de quince días para elegir a los finalistas y anunciarlos antes de la consiguiente valoración final en pos de esos dos afortunados.

alt="concurso literario Amazon, Fernando Gamboa, javierpellicerescritor.com"

Sin embargo, la polémica no ha estado ausente del certamen. Por una parte, se han alzado muchas voces contra los criterios para elegir a los cinco finalistas. Las bases del concurso rezan así: “A los 15 días siguientes al cierre del Concurso, después del período especificado en la sección 4, cinco finalistas serán seleccionados exclusivamente por Amazon entre los Participantes con base en una serie de criterios diversos (tales criterios a determinar únicamente por Amazon), incluyendo, pero no limitados al número de ventas y comentarios de los clientes”. Los más críticos alegan que se deja de lado la calidad literaria para poner por delante las ventas de las obras participantes, y que en realidad no se va a premiar al mejor autor, sino al que mejor sepa venderse. ¿Es un certamen literario, pues, o comercial?

No obstante, ha sido durante los últimos días cuando ha saltado la polémica más agria. El 3 de julio, dos semanas después del inicio del certamen, apareció en la edición digital del periódico El Mundo (co-organizador del concurso) un artículo dedicado al escritor Fernando Gamboa, participante en el certamen. El reportaje pasó desapercibido hasta los últimos días del concurso, cuando ciertos autores participantes empezaron a hablar de trato de favor, de promoción en detrimento de los rivales de Gamboa.

alt="Fernando Gamboa, Amazon, concurso, javierpellicerescritor.com"

Antes de emitir juicio alguno, cabe tener en cuenta un dato: en el punto 7 de las bases, dedicado al manejo de la información personal de los participantes, se hace mención a que la organización podrá “divulgar y dar a conocer el contenido del Concurso. En particular, dichos fines promocionales pueden incluir la publicación de su fotografía en medios de comunicación (televisión, periódicos, etc…), en anuncios estáticos o en comunicaciones electrónicas (correo electrónico, etc…), en medios de comunicación online (websites, redes sociales, etc…) y en websites operadas por Amazon o una de sus filiales en todo el mundo”. Vemos por tanto que las bases ya preveen la posible utilización de los participantes con fines promocionales para el certamen.

Aún así, la situación suscita varias preguntas lógicas: ¿Resulta discriminatorio que el co-organizador del concurso le dedique un artículo a uno de los participantes durante la celebración de dicho certamen, y no al resto? O, por el contrario, ¿legitima la cláusula 7 de las bases la actuación de El Mundo? Prefiero que sea el lector quien realice cualquier reflexión.

En la segunda parte del artículo veremos qué opina el afectado principal de toda esta polémica, Fernando Gamboa, que ha tenido la deferencia de responder a las preguntas que le he planteado.

SI TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO, COMPÁRTELO

 

Lee la segunda parte del artículo AQUÍ

Estándar