Artículo de opinión, Consejos literarios, Mundo editorial, Mundo Literario

Guía para publicar tu novela (III) – La coedición

La semana pasada hablábamos de la que parece la alternativa principal a la publicación tradicional (que empezaremos a tratar en el próximo capítulo de la serie), la más famosa al menos, la autoedición. Pero hay métodos mixtos entre esta y la clásica manera de llegar a los lectores. La coedición esconde muchas luces y sombras, muchas ambigüedades, por lo que se hace muy necesario dedicarle un artículo.

Existe cierta confusión entre los términos “autoeditar” y “coeditar”, incluso entre los que nos movemos en el mundillo literario y editorial. Pero como me recordaba muy acertadamente hace poco mi compañera escritora Amelia Noguera, “coeditar es editar tu obra con la colaboración de otra persona, da igual si pagas o no por ello, mientras que la autoedición implica que eres tú quien hace todo”. Definición a la que yo le añadiría la consideración de compartición de los riesgos y beneficios entre las partes; no entiendo que exista coedición cuando el autor contrata los servicios puntuales de profesionales como correctores, maquetadores o portadistas. Sea como sea, el aspecto económico es secundario cuando hablamos de coedición.

Lo habitual es que esta modalidad sea ofrecida por las llamadas “empresas de servicios literarios”, aunque estas en ocasiones se referirán a sí mismas como “editoriales” para ganar un halo de respetabilidad. Estas pseudo-editoriales realizan todo el trabajo de edición, impresión, tramitación, publicación, promoción y distribución de la obra a cambio de un pago por parte del autor, que bien puede abarcar todo el coste del proyecto o una parte (en cuyo caso la “editorial” se quedará también con un porcentaje de las ventas).

Pero existen peligros evidentes si eliges esta vía de publicación. Hay empresas de servicios literarios muy honradas, donde le dejan las cosas muy claras al autor desde el primer momento: vas a pagar por publicar, y solo tú serás responsable del éxito que tenga la obra. La “editorial” no se responsabiliza de lo que venga una vez terminada su labor, simplemente crea el libro sin considerar el impacto que pueda tener en el público. Y su trabajo (convertir tu manuscrito en algo físico) lo hacen muy bien, si estás dispuesto a pagar su precio. Pero no entrarán a valorar si tu obra es buena o no, si tiene posibilidades de llegar a algún lado, si está preparada para salir a la luz. El autor se queda sin un filtro que, aunque imperfecto, es muy útil.

Sin embargo, hay otras que utilizan malas artes para vender sus servicios (en ocasiones con precios y condiciones abusivas), y que se aprovechan de la ilusión de los autores inexpertos. En mi artículo “Fraudes editoriales y otras malas prácticas” enumeraba algunos de estos engaños. Quizás el peor de todos sea el que motivó la campaña en Twitter #hepublicadosinpagar, que inicié hará unas semanas a raíz de la publicidad fraudulenta que una de esas empresas de servicios literarios tenía en marcha en dicha red social. En sus tweets aseguraba una y otra vez, cual mantra inamovible, que la única posibilidad de publicar para un autor novel era pagando, a través por supuesto de una empresa editorial como la suya. Esto, por supuesto, es falso. Se trata de un reclamo basado en una mentira, lo cual lo hace éticamente reprobable.

Yo mismo soy la prueba viviente de ello: publiqué “El espíritu del lince”, mi primera novela, sin pagar, gracias a una editorial de distribución nacional, Ediciones Pàmies. Y lo mismo con mi segunda obra, “Legados”, con Ediciones Holocubierta. Y no soy un escritor mediático, ni con una larga carrera llena de éxitos a cuestas, como asegura esa “editorial” en sus prácticas de spam en Twitter. Tampoco tengo enchufe de ningún tipo, ni soy la excepción. Más bien uno más entre tantos. El autor Pedro Escudero lo explica a la perfección en el vídeo que realizó para la campaña #hepublicadosinpagar, y que puedes ver a continuación: se puede publicar con una editorial. No es imposible, aunque sí difícil (como casi todo lo que vale la pena).

Así que la conclusión es obvia: elegid el camino que queráis, pero solo después de informaros bien. Si no queréis o no podéis esperar, si ya lo habéis hecho durante demasiado tiempo pero a pesar de los rechazos editoriales tenéis fe ciega en vuestra obra, es respetable que elijáis pagar por publicar (aunque personalmente no es la opción que yo elegiría). Pero asegurad vuestros pasos antes, y en ningún caso dejéis que os engañen.

Lo cual nos lleva a la siguiente opción, la publicación con una editorial tradicional, que presentaré en la próxima entrega.

SI TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO, COMPÁRTELO

Guía para publicar tu novela (I) – Introducción

Guía para publicar tu novela (II) – La autopublicación

Anuncios
Estándar

9 thoughts on “Guía para publicar tu novela (III) – La coedición

  1. Pingback: Guía para publicar tu novela (IV) – Publicación con editorial | JAVIER PELLICER

  2. Pingback: Guía para publicar tu novela (V) – Pros y contras de la publicación tradicional | JAVIER PELLICER

  3. Pingback: Guía para publicar tu novela (XV) – Conclusiones | JAVIER PELLICER

  4. Muy buen artículo, y muy cierto. Conozco varios casos de supuestas “editoriales”que cobraban por hacer la tirada de libros (eso es respetable), pero que ofrecían el oro y el moro a los autores (vender ellos una parte de las novelas, poner las novelas en todas las librerías de España, etc) y al final resultaba que eran todo verdades a medias. Yo tengo la suerte de que mis dos novelas que he hecho con coedición (una sale en 3 semanas) ha sido sin costes para mí.

  5. Ángeles Pavía Mañes dice:

    Creo que hay un error de percepción, pues dices que las empresas de autoedición, los servicios editoriales no dan valoración del texto al autor. En nuestro caso, en Telos, Servicios Editoriales, damos todo tipo de servicios, incluido el análisis y el apoyo al autor con su obra. Eso sí, siempre que al autor sea eso lo que le interesa. No todos los autores quieren saber cómo está su texto, sino publicarlo.
    También considero que decir que la coedición es cuando contratas a alguien para ayudarte a publicar tu obra no es correcto. Según lo veo, desde el punto de vista de quien trabaja en el campo muchos años ya, tenemos diversos sistemas según sea la forma de tratar y comercializar el texto:
    Autopublicación: Juan Palomo. El autor revisa su texto y se lo publica colgándolo en una plataforma de venta on line o lo imprime en una imprenta. Es un texto que no ha sido editado por un profesional.
    Autoedición: el autor contrata servicios de profesionales que editan el texto. El autor es su propia editorial al contratar esos profesionales que van a hacer que su texto salga en condiciones de corrección, maquetación e impresión adecuadas.
    Coedición: El autor contrata un servicio editorial y paga a una editorial parte del gasto de la edición, bien sea en dinero directamente, bien sea comprando libros a precio de venta al público, para venderlos luego por su cuenta. Este es el sistema más peligroso y que más veces incluye un sistema encubierto en el que el coste del libro sal muy perjudicial para el autor y genera exagerados beneficios para las pseudoeditoriales que atraen a los autores con falsas promesas y la mayoría de las veces no editan el libro, ni lo corrigen ni lo maquetan adecuadamente. Así mismo, suelen figurar como editoriales para que todo el mundo crea que es un libro editado por una editorial tradicional, alagando así el ego del autor, que presume de que le ha publicado una editorial.
    Edición tradicional: el editor corre con todos los gastos y arriesga su patrimonio en el proyecto de editar y poner a la venta un libro del que solo paga al autor el porcentaje de derechos de autor, generalmente el 10% de la venta.

    Edición tradicional

    • Ángeles, yo no he dicho que la coedición sea contratar a alguien para ayudarte a publicar tu obra. Eso es lo que dice Amelia Noguera. Yo complemento su opinión añadiendo un elemento diferenciador entre autoedición (concuerdo con tu definición) y coedición: la compartición de riesgos y beneficios. Vamos, que coincido con tus definiciones. Quizás el lío venga de que utilizo la definición “empresas de servicios editoriales” tanto para las “pseudoeditoriales” de coedición como para las empresas que simplemente ofertan servicios editoriales. Pero es que al fin y al cabo ofrecen lo mismo: realizar la tarea tradicionalmente reservada a la editorial. La diferencia, como digo, está en que las empresas de coedición, en teoría, comparten riesgos y beneficios.

      En cuanto a si los servicios editoriales prestan o no valoración de la obra al autor, coincidirás conmigo en que ese no es un servicio habitual (otra cosa es que en Telos lo ofrezcáis, pero sois la excepción). Habitualmente los servicios editoriales se quedan en el aspecto técnico (corrección ortotipográfica, de estilo, maquetación, etc…) y no ofrecen valoración, entre otras cosas porque en principio va en contra de su propio negocio. Es lógico: si les llega una obra a todas luces mala, y se lo dicen a su autor, este puede pensar en no publicarla y pierden un trabajo. Afortunadamente, las cosas están cambiando y empiezan a aparecer empresas de servicios editoriales como Telos que ofertan informes de valoración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s