Artículo de opinión, Consejos literarios, Escritura empieza con "E" de estilo, Mundo Literario

Escritura empieza con E de estilo – Uso y abuso de adjetivos

Hemos estado hablando de defectos propios del autor poco experimentado como son las repeticiones y las palabras rebuscadas. Pero todavía quedan temas en torno al uso o abuso de vocablos. Entramos en uno de los eternos debates literarios: la utilización del adjetivo y el adverbio.

·Adjetivos: Ya he indicado antes que la construcción literaria se fundamenta en la economía de palabras. O, lo que es lo mismo, en evitar el abuso de elementos innecesarios para comunicar la idea que pretendemos entregar al lector. La precisión, que en la introducción de esta serie de artículos indicaba como una de las cualidades básicas de cualquier texto, es vital. ¿Qué papel juega en esto el adjetivo, tan señalado en todos los manuales de estilo?

El adjetivo determina y califica al sustantivo, lo describe y, dada su función, en muchas ocasiones también lo valora bien sea de un modo objetivo y material (grande, alto, lejano…) o de modo subjetivo e inmaterial (malvado, egoísta, generoso…). Por tanto, son elementos imprescindibles dentro de la construcción lingüística y deben ser utilizados… con mesura (como todos los consejos que he ido dando hasta el momento). Alejo Carpentier, novelista y ensayista cubano, lo decía con gran elegancia: “Los adjetivos son las arrugas del estilo. Cuando se inscriben en la poesía, en la prosa, de modo natural, sin acudir al llamado de una costumbre, regresan a su universal depósito sin haber dejado mayores huellas en una página. Pero cuando se les hace volver a menudo, cuando se les confiere una importancia particular, cuando se les otorga dignidades y categorías, se hacen arrugas, arrugas que se ahondan cada vez más, hasta hacerse surcos anunciadores de decrepitud, para el estilo que los carga. Porque las ideas nunca envejecen, cuando son ideas verdaderas”.

La regla de oro, por tanto, es esta: “si tienes bastante con un adjetivo para expresar lo que pretendes, no utilices dos”. Veamos un ejemplo:

“Aquel era un veraniego y agradable día, radiante, maravilloso y esplendoroso”.

Basta leer la oración para darse cuenta de que la mayoría de los adjetivos utilizados, además de resultar redundantes porque son muy similares, no tienen razón de ser. Son los llamados “términos vacíos” por su falta de concreción. La frase es una aglomeración de adjetivos que dan la impresión de que estamos más ante una aburrida enumeración de características vacuas que ante un texto que pretende transmitirnos algo. Hagámoslo todo más sencillo:

“Aquel era un día de verano, esplendoroso, donde la luz del sol era como un abrazo cortés”.

Mejor, ¿verdad? Ha bastado con quitar algunos adjetivos innecesarios y modificar la oración original para conseguir la idea que buscábamos de un modo más natural y con un resultado más creativo, en el aspecto literario. Y solo hemos necesitado dos adjetivos, no cinco como antes.

alt="sinónimos, abuso, javierpellicerescritor.com"

Insisto: no se trata de dejar de utilizar adjetivos, pues sin ellos el texto estaría vacío, y los sustantivos huérfanos de matices. Hay que dosificar su uso, valerse de aquellos que resulten más concretos, directos y apegados a la característica con la que pretendemos describir al sustantivo. Preguntémonos si el adjetivo en cuestión aporta algo al texto, si otorga al sustantivo un rasgo que el lector precisa para formar correctamente una imagen o emoción. Una buena manera de saberlo es quitarlo de la oración y volver a analizar la frase. ¿Sigue transmitiendo lo mismo? ¿Se nota la ausencia del adjetivo? Si la respuesta es afirmativa en el primer caso, y negativa en el segundo, tendremos la respuesta: ese adjetivo no era necesario.

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, COMPÁRTELO

Escribir empieza con “E” de estilo – Introducción

Escribir empieza con “E” de estilo – Sencillez y brevedad

Escribir empieza con “E” de estilo – Redundancias y narrador neutro

Escribir empieza con “E” de estilo – Repeticiones y sinónimos

Escribir empieza con “E” de estilo – Uso de palabras rebuscadas

Anuncios
Estándar

13 thoughts on “Escritura empieza con E de estilo – Uso y abuso de adjetivos

  1. Pingback: Escritura empieza con “E” de estilo | JAVIER PELLICER

  2. Pingback: Escritura empieza con “E” de estilo – Uso y abuso de los adverbios | JAVIER PELLICER

  3. Pingback: Escritura empieza con E de estilo – Los párrafos | JAVIER PELLICER

  4. Pingback: Escritura empieza con “E” de estilo – Concordancia de los tiempos verbales | JAVIER PELLICER

  5. Pingback: Escritura empieza con “E” de estilo – Oraciones activas y pasivas | JAVIER PELLICER

  6. Pingback: Escritura empieza con “E” de estilo – Los incisos | JAVIER PELLICER

  7. Pingback: Escritura empieza con “E” de estilo – Construcción de frases | JAVIER PELLICER

  8. Pingback: Escritura empieza con “E” de estilo – El lector y el tono del texto | JAVIER PELLICER

  9. Pingback: Escritura empieza con “E” de estilo – Las reglas están para romperlas | JAVIER PELLICER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s