Artículo de opinión, Mundo editorial

¿Por qué las editoriales rechazan nuestras novelas? Causas y soluciones (I)

Todos los escritores hemos pasado por ello: el terrible rechazo editorial. Algunos unas pocas veces, otros muchas más. Unos han logrado al fin el tan deseado «sí», pero hay quienes tras infinidad de intentos siguen sin lograr que una editorial les publique. Y cuando es así, nacen las dudas, los enfados y las quejas. También hacen acto de presencia famosas consignas como «para publicar en una editorial necesitas un padrino», «a los autores noveles no nos quieren» o «las editoriales solo quieren temas de moda». En esta ocasión iniciaré una serie de artículos donde pretendo exponer, de la manera más objetiva posible, los distintos motivos por los que la obra de un autor puede ser rechazada, con la intención de poner en la balanza ciertos mitos y animar al escritor a ser autocrítico consigo mismo.


Elegir la editorial inadecuada

alt="editor desbordado"Siempre me ha parecido asombroso lo poco profesionales que son algunas personas para según qué cosas. He conocido a autores que, cuando toman la decisión de empezar a mover alguna de sus manuscritos, se lanzan a una ciega y alocada carrera, sin pararse a idear una mínima estrategia. Se limitan a teclear en Google «editorial» y se ponen a enviar su obra a todo correo electrónico de contacto sin ton ni son. No realizan un proceso de selección, no se informan de qué es lo que publica esa editorial a la que envían el texto, de si su obra coincide con las temáticas que suelen publicar. Enviar una novela de género fantástico a una editorial que solo tiene catálogo de histórica, por ejemplo, es sinónimo de dejadez. Conozco el caso de un autor que, tras escribir una novela erótica, la envió (entre otras) a una editorial que solo publica género juvenil. Lo hizo además en un envío en masa, con una brevísima presentación estándar e, increíble pero cierto, con todos los destinatarios visibles. Cualquiera de las personas que recibió el mensaje podía ver fácilmente que el e-mail había sido enviado al mismo tiempo a varias editoriales más. Un auténtico despropósito. Lo normal es que estos mensajes no reciban respuesta. El autor, por supuesto, se sentirá enervado. Calma, respira, ponte en la piel de quien ha despertado tus iras. Haz uso una vez más de la empatía. A un editor se le amontonan los manuscritos (amén de otras tareas editoriales), no anda tan sobrado como para contestar a todas y cada una de las propuestas absurdas que le llegan. Si le envías la propuesta de un poemario a una editorial que solo publica narrativa, si le haces perder su escaso tiempo, ¿te parece exagerado que él no pierda ni un instante en responderte? ¿Qué harías tú en su caso?
En otros casos, la respuesta consiste en el ya famoso «su obra no encaja en nuestro catálogo o plan editorial». No nos engañemos: en ocasiones esto solo es una frase hecha para despachar al escritor cuando, por el motivo que sea, no hay interés en ofrecerle una oportunidad. Otras en cambio es una verdad nacida del defecto que estamos discutiendo, y que deja en el editor una muy mala imagen del aspirante a ser publicado. Sea como sea, al menos es un detalle por parte del editor, un claro indicativo al autor de que debería tomar nota y cambiar su método de abordaje a las editoriales. ¿Qué profesionalidad se puede esperar de alguien que no se preocupa en conocer el mundo en el que quiere meterse?
alt="escritor esperando respuesta editorial, javierpellicerescritor.com"El consejo es obvio: investiga a aquel al que mandas tu obra. Del mismo modo que cuando envías un currículum laboral te informas de a qué se dedica la empresa a la que estás ofreciéndote, ¿por qué no haces lo mismo con tu novela? Y con esta información en tu poder, selecciona aquellas que se ajusten al género o temática de la obra. De este modo evitarás largas e infructuosas esperas, así como dolorosos rechazos. Y nunca, jamás, realices envíos en masa a un montón de editoriales con un mismo mensaje. No seas cutre: los e-mails no cuestan dinero, solo tiempo. Personaliza cada envío, demuestra respeto por aquel que quieres que invierta su dinero en tu trabajo y no lo trates como a uno más. O no te quejes si luego recibes el mismo trato.

En la próxima parte abordaremos el espinoso tema de cómo presentar una obra (o cómo no hacerlo) a las editoriales.

Fuentes

http://www.literaturasm.com/Como_presentar_una_obra_a_una_editorial.html
http://www.tramaeditorial.es/Shop/Product/Details?id=169

SI TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO, COMPÁRTELO

Lee la segunda parte del artículo AQUÍ

Lee la tercera parte del artículo AQUÍ

Lee la cuarta parte del artículo AQUÍ

Lee la quinta y última parte del artículo AQUÍ

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.