Artículo de opinión, Mundo editorial

Fraudes editoriales y otras malas prácticas (I)

El trabajo de escritor se nutre mucho de la ilusión, ese espectro tan volátil que se eleva con el mínimo atisbo de éxito y que en cambio es tan vulnerable al más pequeño de los contratiempos. Todos hemos pasado por ello: del miedo inicial, cuando empiezas a mostrar tus escritos al mundo, a la esperanza cuando ves que los pasos se suceden con buen tino. Pero, como en todos los oficios, existen casas editoriales cuyas prácticas no son precisamente ejemplos de alabanza, e individuos que buscan aprovecharse de esas ilusiones para llenarse los bolsillos.

En la siguiente serie de artículos vamos a hablar de malas prácticas y estafas editoriales, con la intención de que el autor que empieza no caiga en tales redes.

Cien ejemplares en la presentación

alt="bolsa dolares, javierpellicerescritor.com"

Esta es una práctica famosa en el mundillo editorial y literario. La jugada empieza cuando el autor envía su manuscrito a la supuesta editorial, cargado de buena fe. La respuesta suele ser casi instantánea, en todo caso mucho más veloz de lo que es habitual. Este ya debería ser un punto para hacer sospechar al autor: ¿Qué tipo de valoración profunda es aquella que tarda en realizarse unos pocos días? Pero ellos ponen al novato aspirante un contrato delante, le dicen que su obra es excelente, que les ha enamorado y quieren a toda costa publicarla. Esto abruma y desconcierta. El escritor se lee y relee el contrato condicionado por tanto piropo, y en su comprensible ignorancia, mientras piensa en las mieles prometidas, no ve nada extraño. Acepta y firma, cargado con la ilusión de que alguien apueste por su obra.
Es entonces cuando empieza la pesadilla. Amparándose en que tiene que reducir riesgos, la editorial impone al autor una, cuanto menos, curiosa condición (que normalmente figura en el contrato, por lo que no podemos hablar de delito propiamente dicho): debe vender una primera tirada de cien ejemplares el día de la presentación oficial, cuyos beneficios serán íntegros para la editorial para que pueda sufragar una nueva tirada. Quienes hemos hecho presentaciones sabemos lo difícil que es alcanzar una cifra así (salvo que te llames George Martin, Laura Gallego o Blue Jeans). Por tanto, lo normal es que el autor no logre vender esos cien ejemplares, por lo que la editorial le «obliga» a hacerse cargo por su cuenta del resto, si quiere que se imprima una nueva tirada (la cual pinta muy bien porque te han prometido que aparecerá en todas las librerías del país). Los escritores noveles, creyendo que esta práctica es habitual, caen en la jugada, encontrándose con un desembolso impresionante que convierte esta publicación en una autoedición encubierta. Peor aún, porque no recibirá un euro de estas cien primeras ventas.


Distribución inexistente

alt="distribución inexistente, librería vacía, javierpellicerescritor.com"

Sigamos con este caso y digamos que la presentación ha ido genial. El autor ha logrado, increíblemente, quitarse de encima esos cien ejemplares, o ha aceptado las premisas de la editorial y cargado con la compra de los que han quedado por vender. El editor, todo ufano, le dirá al autor que va a poner en marcha una tirada de 200 ejemplares inmediatamente, que dará de alta en las grandes superficies y en todas las librerías de España. Y la ilusión volverá a él, dará por bueno todos los sinsabores acontecidos antes.
Hasta que, con retraso o sin él, el libro salga oficialmente a la luz. Cuando compruebe por sí mismo que su novela no está disponible en ninguna librería, o en muy pocas (y seguramente por petición del autor o alguno de sus lectores), y que por supuesto ni está ni se la espera en El Corte Inglés, FNAC o Casa del Libro, le pedirá explicaciones a la editorial. Esta le asegurará que la demanda ha sido tan grande en librerías pequeñas que han colocado todos los ejemplares y ya no les queda ninguno. O le echará la culpa a la distribuidora. O cualquier cosa menos reconocer la verdad: que no han imprimido los ejemplares que en principio habían asegurado. O que, de hacerlo, ni siquiera los han movido de su almacén. En los siguientes artículos veremos por qué.

En el próximo artículo seguiremos hablando sobre este tipo de prácticas, que llevan a estrategias tan mezquinas como esconder las cuentas o tricuñuelas todavía más truculentas, como auténticas estafas que han sido condenadas en sede judicial.

Fuentes:

http://sobrelobosydemascriaturas.blogspot.com.es/search?updated-max=2012-10-25T03:27:00-07:00&max-results=7

http://sandracgallegos.blogspot.com.es/2013/02/ediciones-atlantis-cuidado.html

http://blogs.culturamas.es/galaromani/2012/12/09/editoriales-dudosas-autores-que-callan/

http://lallamadadelaespada.wordpress.com/2012/04/09/sigo-topando-con-la-pared/

http://blogdemariaje.blogspot.com.es/2013/10/mundos-epicos-y-la-coedicion.html

http://www.abretelibro.com/foro/viewtopic.php?t=64017

http://marru86.blogspot.com.es/2012/04/ayudita-y-opinion-sobre-cronicas.html

http://roberto-carrasco.blogspot.com.es/2013/06/las-editoriales-estafa.html

Si te ha gustado el artículo, compártelo

¿Cómo evitar contratos abusivos? (I)

Anuncios
Estándar

17 thoughts on “Fraudes editoriales y otras malas prácticas (I)

    • En efecto, Ricardo, yo siempre parto de la premisa que estos casos son excepciones, que la mayoría de la industria editorial hace las cosas legalmente y respetando un mínimo al autor (aunque podamos discutir acerca de si el sistema tradicional debe evolucionar en ciertos aspectos). Pero así es, hay algunos que se hacen llamar editores y en realidad son sinvergüenzas con ganas de llenarse el bolsillo sin dar un palo al agua.
      Un abrazo y gracias por leer el artículo y comentar.

  1. Pingback: Fraudes editoriales y otras malas prácticas (II) | JAVIER PELLICER

  2. Pingback: Fraudes editoriales y malas prácticas (III) | JAVIER PELLICER

  3. Pingback: Fraudes editoriales y otras malas prácticas (I)

  4. Buenas tardes, soy una de esas escritoras que pecó de novata y picó el anzuelo de Ediciones Atlantis. Ante todo quiero agradecerte estas entradas, ya que pueden ayudar a otros escritores a que no sean tan ingenuos como yo lo fui en su momento, y como otros lo fueron. Somos unos cuantos los que tuvimos la mala suerte de caer en las redes de Ediciones Atlantis, por lo que no tengo ningún reparo en dar mi nombre o el de la empresa. ¿Para qué esconderme, si contando lo que me pasó puedo ayudar a otros? Por eso decidí dedicar una entrada a este tema en mi blog, entrada que has incluido aquí, por lo que te estoy muy agradecida. También mi compañera Gala Romaní compartió su caso y, como ella y como yo, otros muchos autores que firmaron con Atlantis lo han hecho. Sí es cierto que hay a quien le ha ido bien con dicha editorial, por lo que yo me alegro, pero definitivamente en mi caso no fue así y me alegra que se sepa. Si puedo contribuir a que otros escritores no pequen de ilusos y no se dejen atrapar por los tiburones, sin dudarlo un segundo lo haré y me alegra ver que no soy la única.
    Un saludo y muchas gracias.

  5. Hace unos años, en mis primeros pasos, me puse en contacto con la “editorial” nombrada aquí arriba.
    Recibí una carta con una valoración positiva de mi novela y, al cabo de pocos días, empezaron las conversaciones vía e-mail y teléfono con una señora, cuyo nombre no recuerdo.
    Cuando recibí el contrato y vi la cláusula de los 100 ejemplares quedé un poco contrariado. Debo admitir que me lo pensé, estudié el catálogo de la editorial, hice cuentas. Y cuando vi todos los números respondí que no iba a firmar el contrato. No me vi capaz de vender 100 ejemplares y la suma de ejemplares ascendía a un pico (los libros de esa editorial son realmente caros).
    Al cabo de un tiempo leí algunos casos de gente que sí había aceptado el trato y se mostraban muy descontentos. Respiré y vi que había tomado una buena decisión. Lo único que lamento es que haya gente que haya caído en la trampa.
    Por eso, si me preguntan, suelo ser franco con este tema: no vale la pena meterse el “fregaos raros”. Si quieres pagar por una edición, me parece lícito. Pero no pagues el pato por una edición encubierta…
    Un saludo!

  6. Pingback: El timo de las editoriales con los escritores amateurs. | José Luis Domínguez

  7. JM Navarrue dice:

    Hola Javier, muy buenas tardes!, de haber conocido antes tu web, no habría picado como un idiota. A mi me ha pasado lo mismo con la editorial A********, me han mentido, me han robado, me han engañado, y por consiguiente me han estafado, Les tengo puesta una denuncia en el juzgado por estafa.

    Te dicen que tu libro va a estar en todas las librerías mas importantes del pais, tal y como tu has comentado aqui mismo un poco mas arriba, el corte inglés, la casa del libro, etc, etc, etc… te lo pintan muy bonito, te cobran por ello mas de mil euros que pague yo, y luego no hay nada de nada, todo es mentira, de repente te dicen que ya no trabajamos con el Corte Inglés, o que estamos esperando. Al final todo resulta que es una burda mentira. Luego además tened mucho cuidado con una tal Sofia de esa misma editorial A********, por que intenta por todos los medios convencer a la gente de los foros de que ellos son legales y que los demas somos los culpables de que nos hayan estafado, mentido y robado, además depués de que pagas ya no te vuelven a contestar mas cuando pides lo que te han prometido.

    Yo he escrito en varios foros y en varios Blogs sobre la estafa de la editorial A********, y luego llaman o escriben al dueño del blog amenazandolo con que lo van a denunciar si no borra esa entrada donde los nombran a ellos.

    Me acaba de pasar esta misma mañana con el señor Antonio Castro del Blog ciberdrodide.com pero ya me ha dicho que el no va a ceder a los chantajes ni a las amenazas de esta gentuza de la editorial A********. Al final si estafan mienten, engañan y roban, tienen que pagarlo de un modo u otro y la gente tiene que saber que tipo de gentuza son los de esta editorial para no caer en la misma trampa.
    Se han borrado cientos de entradas y comenatrios que había contra ellos por todo internet por que amenazan e intimidan, así que mucho cuidadin con ellos, por que estoy seguro de que a ti, querido Javier Pellicer, te van a venir con el mismo cuento para que borres ésta entrada.

    Todo lo que te dicen son mentiras, ni siquiera han tramitado el ISBN del libro correctamente como se debería, tengo varios emails de la agencia estatal del ISBN donde me lo corroboran, y me dicen que las cosas no se hicieron bien.

    En fin…. que me alegro mucho de que haya paginas web y blogs como éste para poder expresar nuestras quejas, y nuestras malas experiencias con según que editoriales estafadoras como en este caso, Yo lo que no entiendo es como no les han cerrado todavía la editorial, pero os juro por lo mas sagrado que yo no pienso parar hasta que no vea a estos sinverguenzas sentados en el banquillo del juzgado.

    Saludos y gracias a todos, sobre todo a ti Javier Pellicer, por abrirnos los ojos y dejarnos escribir en tu pagina nuestra experiencia con según que tipo de editoriales estafa. agradecido de todo corazón.

    NOTA DEL AUTOR DE LA WEB: Tal y como el autor de este comentario anunciaba, los señores de esta editorial que él menciona (no yo), se han puesto en contacto conmigo para pedirme que elimine el comentario. Me he negado a hacerlo porque en mi web no apruebo la censura. Sin embargo, también entiendo que el lugar para acusar y denunciar a alguien por algo tan grave como estafa es un juzgado, y no una web. En consecuencia, y en virtud del derecho al honor del que todos disponemos también, he decidido CAUTELARMENTE eliminar las menciones a dicha editorial hasta que exista un fallo judicial que aclare el asunto, momento en el que si se me informa, restableceré o eliminaré por completo dicho nombre. Así y todo, también les he invitado a que ofrezcan su punto de vista.

    • Tranquilo, JM, a mí pueden amenazarme lo que quieran, pero tu opinión sobre este caso concreto que mencionas es tuya, no mía, y legalmente no pueden hacerme nada por mantenerla en mi blog, donde no existe la censura. La entrada se queda, si quieren tienen derecho a réplica, pero la entrada se queda.

      Un saludo y espero que todo te vaya bien.

  8. Erlantz Gamboa Villapún dice:

    Agradezco lo que he leído sobre A********, ya que eso refuerza mi idea de que nadie da duros a tres pelas. Todo parece maravilloso, hasta que… Afortunadamente he encontrado editoriales decentes que me han publicado. Es un trabajo de titanes dar con una, y por ello mi producción no es la que yo quisiera; pero más vale eso que soñar despierto. Gracias
    Erlantz Gamboa

    NOTA DEL AUTOR DE LA WEB: Tal y como el autor del anterior comentario anunciaba, los señores de esta editorial que él menciona (no yo), se han puesto en contacto conmigo para pedirme que elimine el comentario. Me he negado a hacerlo porque en mi web no apruebo la censura. Sin embargo, también entiendo que el lugar para acusar y denunciar a alguien por algo tan grave como estafa es un juzgado, y no una web. En consecuencia, y en virtud del derecho al honor del que todos disponemos también, he decidido CAUTELARMENTE eliminar las menciones a dicha editorial hasta que exista un fallo judicial que aclare el asunto, momento en el que si se me informa, restableceré o eliminaré por completo dicho nombre. Así y todo, también les he invitado a que ofrezcan su punto de vista.

  9. Acabo de firmar un contrato y he caido en esa estafa pero no voy a pagar, se supone que es una estafa y claramente en una parte del contrato te dicen que no se puede dibulgar cualquier conflicto para no afectar ambas caras. ¿Por que de una te dejan claro eso????

  10. J.M. Navarrue dice:

    Hola Alberto, pues ahora hacen firmar eso porque tienen ya mucha gente en contra de ellos que les han hecho los mismo que te querían hacer a ti, cobrarte un dinero y luego mandarte cuatro libros. Asi se desentienden, pero ten encuenta que hay cosas que se firman que pueden ser ilegales, por lo tanto son nulas de pleno derecho, Tu puedes hacer todos los comentarios que te parezca sean buenos o malos, eso ya dependerá de tu experiencia con la citada editorial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s