Artículo de opinión, Mundo editorial

¿Son caros los libros? (I)

Vivimos en una época de crisis. Muchas personas han visto descender drásticamente su economía, y en este contexto tan dramático los primeros sectores perjudicados (además del ciudadano de a pie) son aquellos que aportan servicios o productos que no pueden considerarse básicos: turismo, consumo gastronómico, ocio y entretenimiento, cultura…
El mercado editorial ha sido uno de los más afectados, lo cual resulta comprensible. Admitámoslo: un libro no es un producto de primera necesidad (salvo, tal vez, los libros de texto de nuestros hijos). Cuando la economía de una persona le obliga a priorizar, resulta lógico que los sacrificios se dirijan hacia esos «caprichos» que alimentan nuestra alma pero no nuestros estómagos. Lo que antes era asumible se vuelve intocable. Lo que resultaba asequible, se torna un lujo.

Y es entonces cuando lo que en su día comprábamos sin plantearnos su coste ahora nos parezca caro. Pero, ¿lo es realmente? ¿O se trata de una percepción distorsionada por las circunstancias? ¿Son 20€, el precio medio de un libro de corte literario, un precio excesivo e injusto? Analicémoslo desde dos puntos de vista distintos: el objetivo y el subjetivo.

Mucha gente no conoce realmente el coste de producción de un libro en papel (el formato digital tiene sus propias características que comentaré en otra ocasión), desconocimiento que les lleva a tener una visión sesgada e incompleta, donde las editoriales se convierten en una especie de monstruo avaricioso cuyo único objetivo es lucrarse a base de «sablazos».

alt="imprenta"La realidad es muy distinta. En primer lugar hay que partir de una premisa que cualquiera podrá comprender: un libro se produce en tiradas de cientos o miles de ejemplares. Al igual que las fotocopias que hacemos en una copistería, cuanto mayor sea la cantidad de libros encargada, más barato saldrá cada unidad. Por tanto, resulta lógico pensar que conviene hacer ediciones cuantiosas. El problema viene cuando la demanda del mercado no permite estas grandes tiradas (salvo en el caso de los bestsellers, que son minoría). 

alt="Precio medio de los libros en el mundo"

Esto explica el motivo de que en otros países los libros sean más baratos: en Reino Unido, por ejemplo, la masa lectora es mucho mayor, se vende más y por tanto se pueden realizar tiradas abultadas a menor coste, lo que incide en una reducción del precio sin pérdida de beneficios para las editoriales.

Dicho esto, analicemos el coste de producción del libro desde que un manuscrito cae en las manos de un editor. El proceso de edición tiene varios protagonistas, y todos ellos deben cobrar por su trabajo (al igual que cualquier hijo de vecino): el traductor (si se trata de una obra foránea), el corrector de estilo y/o ortográfico, el maquetador y el ilustrador y/o portadista (no siempre coinciden). Por otra parte, el editor deberá tener en cuenta los posibles gastos de promoción de la obra (apartado en el que, hay que reconocerlo, cada vez las editoriales invierten menos, salvo cuando se trata de autores superventas) así como aquellos habituales de cualquier empresa: luz, teléfono, conexión de internet, cuota de autónomo, etc…, aunque estos gastos, al ser tan variables, no los tendré en cuenta. Los precios de todos estos procesos varían mucho dependiendo de los profesionales que los lleven a cabo. Pero, tirando por lo bajo (en el apartado de fuentes incluyo algunos ejemplos), y usando como referencia una novela de 350 páginas y una tirada de 1300 ejemplares (que corresponde a la engañosa media, incrementada por las tiradas de los superventas), podríamos estar hablando de algo así:


·Traducción: 12 € por matriz (2100 caracteres con espacios incluidos, unas tres páginas)= 1400 €
·Corrección de estilo: 2 € por página= 700 €
·Corrección ortotipográfica: 1,5 € por página= 525 €
·Maquetador: 0,90 € por página= 315 €
·Ilustración de portada: 300 € (y mejor no hablemos de lo que cobran los grandes portadistas de nuestro país, merecidamente todo hay que decirlo)
·Impresión offset en rústica: 3000 €
TOTAL: 6440 €

alt="corrección de estilo y ortotipográfica"

Debo insistir en que estas cifras son orientativas; sin duda, un editor profesional tendrá acuerdos de colaboración con cada una de las partes expuestas que le supondrán algún ahorro. Las grandes casas editoriales, por ejemplo, tienen sus propias imprentas o correctores y maquetadores en nómina, lo que abarata los costes.

Sea como sea, ahora tenemos un primer cálculo aproximado en el que basarnos. Para saber pues lo que costaría cada ejemplar, basta con una simple división: 4,8 €. Parece que la diferencia con el precio de venta al público es mucha, pero esto no ha terminado todavía, porque llega el turno de los intermediarios.

Volvamos al precio estándar de un libro en nuestro país, esos 20 € que tanto nos alarman. Descontemos de esa cantidad la parte que corresponde a la distribuidora y la librería (que tienen que pagar a sus empleados, su flota de vehículos, el combustible, etc…), alrededor del 60% (unos 12 €), lo que nos deja un beneficio para la editorial de 8 €. Pero un momento, se nos olvida alguien, quizás el más importante: el autor. Sus beneficios rondan, con suerte, el 10% del pvp, lo que deja el beneficio de la editorial en 6 € por libro. Restémosle ahora lo que ha costado de producir el ejemplar (los 4,8 € calculados anteriormente), y nos damos cuenta de que el beneficio neto de la editorial es de apenas 1,2 €, o unos 1500€ por toda la tirada, poco más de una nómina corriente. Y eso si consigue agotar por completo la edición. En caso contrario, es muy posible que pierda dinero.

Estas cifras muestran la verdadera dimensión y el riesgo que asumen las editoriales, especialmente las pequeñas y medianas, cuya infraestructura no puede soportar los embates que las grandes y dominantes sí pueden. Nos damos cuenta entonces de que esos 20 € tal vez nos parezcan mucho para nuestro bolsillo (y sin duda lo es, dadas las circunstancias que vivimos), pero es el precio que impone la realidad.

En la próxima entrada hablaremos del punto de vista subjetivo de este tema.

Fuentes:

http://enlalunadebabel.com/2013/12/02/traducir-para-editoriales/
http://www.maquetadores.org/tarifas.php.html
http://correccionytextos.es/tarifas_correccion_editorial.php
http://fuckingcanvas.blogspot.com.es/2013/02/que-precio-pongo-what-to-charge.html
http://www.printcolorweb.com/spa/tree/calculadora.html
http://www.mcu.es/libro/docs/MC/Observatorio/pdf/Sector_Libro_2011_13_sept13.pdf

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, COMPÁRTELO

LEE LA SEGUNDA PARTE AQUÍ

LEE LA TERCERA PARTE AQUÍ

Anuncios
Estándar

49 thoughts on “¿Son caros los libros? (I)

    • Muy cierto, Luis. No lo he incorporado porque teóricamente ese adelanto luego se le descuenta al autor, y sobre todo porque los adelantos a autores son cada vez una práctica menos habitual (salvo en las editoriales de cierto prestigio). Pero tienes toda la razón del mundo: a la hora de realizar la inversión inicial, es un gasto más.

    • Natalia Corbillón dice:

      Luis, lo del adelanto de los derechos de autor hoy en día es un lujo que se da en pocas editoriales. He publicado en España con varias de ellas y en ninguna se dio el caso. En Eslovenia, donde vivo ahora, tienen un sistema muy diferente de publicar en el que las editoriales compran los derechos absolutos al autor, y éste recibe dinero únicamente en esa compra, por lo que aquí tienes que escribir muchos libros para poder vivir de ello. En España hoy en día vivir de ser escritor es un privilegio reservado a unos pocos, al igual que esos adelantos de los que hablas.

      • Por eso no lo he mencionado yo, Natalia. Es algo en desuso. Pero todavía hay algunas editoriales que lo hacen.
        Saludos y gracias por leer y comentar el artículo.

  1. Pingback: ¿Son caros los libros?

  2. ¿Son caros los libros? Sí son caros. Primero porque como en todo trabajo si se depende de terceros (por ejemplo lo tenemos con las subcontratas de varios niveles, en cualquier trabajo. Es decir la empresa x subcontrata a y que subcontrata a z. Y todos tienen que cobrar, claro). Se puede escribir sin intermediarios sí. Para eso está Internet. ¿Qué el escritor tendría que hacer de
    maquetista, de traductor,…? Posiblemente sí.

    El caso es que ese problema de los intermediarios es a nivel general y no sólo con la propiedad intelectual.

    Por otro lado, obviamente a mayor número de copias más barato sale, pero eso es en cualquier producto, especialmente los tecnológicos.

    Aún así espero la “parte subjetiva” a ver si es lo que yo pienso.

    Salu2

    • Que el escritor haa todo da paso para varios problemas. El que mucho abarca, poco aprieta… o comete errores al escribir, o comete errores al diagramar, o comete errores al publictar, cada persona en esa cadena tiene su función: es muy contado el escritor que ilustre y haga mercadeo de su obra sin ser torpe en alguno de los campos. Yo soy diseñador gráfico y me ha tocado maquetar e ilustrar, sacar portadas… y aunque he aprendido muchas cosas no soy para nada buen escritor o corrector de estilo, y lo he intentado. Zapatero a tus zapatos.

  3. No trato de imponer ningún dogma (aunque obviamente deje entrever mi postura, por algo se llama artículo de opinión), solo constatar unos hechos que los que se dedican al mundo editorial conocen bien, pero el público en general no tanto. La intención del artículo es que cada cual saque sus propias conclusiones, para eso doy los datos, que son más que fiables (incluso, me quedo corto en alguna cifra).
    De las propuestas y posibles soluciones hablaré en la tercera parte del artículo, pasado mañana.
    Muchas gracias por leer el artículo y dejar tu comentario, Nova. Toda opinión es respetable, útil y bienvenida.

  4. Me ha parecido un artículo bastante interesante exponiendo los precios de los libros, que sí, a veces parecen desorbitados. ¿Piensas hablar también de la posibilidad de la autopublicación en alguna de tus entradas futuras? Estaría encantada de leerla de ser así.

    • En efecto, esa es mi intención, Gemaysh. En futuras entradas hablaré sobre otros aspectos de la realidad editorial, como el ebook digital, la autopublicación o fraudes editoriales, entre otros temas.
      De todos modos, te animo a que te pases hoy mismo y mañana para leer la segunda y tercera parte de este artículo, donde se mencionarán ya algunos de estos temas.
      Muchas gracias por leer el artículo y dejar tu comentario.

  5. Pingback: ¿Son caros los libros? II | JAVIER PELLICER

  6. ¿Y qué me dices de las editoriales pequeñas que venden el libro sólo por su propia tienda online, sin distribuidores, librerías ni traductores… a unos 20-22 euros + gastos de envío?

    • Que obviamente no se van a comer una rosca. La gente puede estar desinformada, pero no es tonta. A la larga, estas prácticas abusivas pasan factura, créeme.
      En el artículo hablo de una realidad general. Como en todo en la vida, hay casos concretos como los que mencionas, que merecen ser analizados, pero que son excepciones. Yo hago una lectura general de la situación del mercado editorial.
      Muchas gracias por leer el artículo y comentarlo.

  7. Kayena dice:

    La verdad es que es una lástima que hayamos llegado al punto de considerar que un libro es caro…

    Excelente la manera en que has mostrado tu punto de vista y los datos ofrecidos.

    Un beso.

  8. Es interesante, pero me siguen pareciendo caros libros que a lo mejor podrían costar más baratos, y libros comprados, que con correctores en sus editoriales, tienen mas fallos que matusalem,
    Así que mi objeción, mejor que dejen de tener correctores que a lo mejor van mejor.
    Era compradora de libros casi todos los meses hasta que perdí el trabajo ahora busco alternativas. Entre ellas tengo un blog, escribir reseñas, que me los dejen y comprar uno cada 3 o 4 meses…. si puedo.

    • ¿Cómo van a ser más baratos, Esterdamon? Ya has visto en el desglose de gastos de producción que no hay margen para rebajar, a no ser que también rebajemos en calidad. De eso hablaré en la tercera parte del artículo.
      Eso sí, te doy la razón cuando dices que hay libros publicados con un montón de fallos. Eso es lo que pasa cuando tratas de ahorrar y contratas a malos correctores solo porque son más baratos.
      Animo con la búsqueda de trabajo. Y gracias por pasarte a comentar.

      • Gracias Javier. Se que suena mal lo de ser más baratos, pero los baratos que hay en amazon (por poner un ejemplo) yo no los puedo comprar, ese es otro de mis problemas.

  9. MANUEL MARTÍNEZ BRAVO dice:

    En las actuales circunstancias, el precio de los libros resulta alto para un gran segmento de lectores. El desglose que haces de los costes de producción es, grosso modo, correcto, y obliga a un pvp alto, pero no caro: el que le corresponde. La mayoría utilizamos lentes para leer; comprar gafas en una óptica resulta muy caro, y sus costes de producción permiten unos márgenes astronómicos. Aceptamos esos precios de venta de las gafas con resignación pues son elementos imprescindibles. El libro no tanto.
    Dicen las estadísticas que se lee poco, y no es cierto. Debemos cambiar el silogismo por “son muy pocos los que leen”.
    Hay que incrementar el número de lectores y actuar así en la base de la ecuación para abaratar los precios con tiradas más altas.
    Tiradas largas que no se venden se convierten en mayor coste de almacenaje.
    La lectura es una actividad contagiosa, los libros nos los podemos prestar entre lectores, incluso compartiendo el coste de su adquisición (hoy pago yo, mañana pagas tú), y en este proceso pueden irse incorporando nuevos compradores de libros, lectores contagiados.
    Algo imposible con la película en un cine, la música en un concierto, el cuadro en una exposición, etc.: no se pueden compartir ni prestar.
    Realidad: los libros tienen precio alto, cualquiera de los elementos que interviene en su producción es imprescindible y ninguno de ellos se “forra” con esta actividad.
    Lamentablemente, no hay soluciones milagrosas para este problema, sino tímidos intentos de ampliar la base de lectores.

    • Una sólida reflexión, Manuel. Me ha gustado especialmente (y lo comparto) tu apunte sobre lo de que son muy pocos los que leen, pero estos leen mucho.
      Gracias por leer el artículo y por comentar.

  10. narcoticdoll dice:

    El verdadero problema de todo esto es que, como bien has dicho, el libro es un lujo.
    Ahora mismo, y a pesar del desglose exhaustivo que has hecho, los libros son caros. Y no estoy diciendo que haya que abaratar precios en ninguna de las partes (sobre todo cuando desde un tiempo a esta parte muchas editoriales se están olvidando de contratar correctores, o hacen unas traducciones de una calidad cuestionable), sino a que habría que empezar a cuestionarse el modelo de distribución que tienen.
    ¿Por qué? Simple, porque la gente no puede gastarse 20€ en cada libro que quiere comprar. Y da igual que los lectores entiendan que eso es un precio “justo” (entrecomillo la palabra justo porque habría que ver la calidad final del producto, ya que en algunos casos dan gato por liebre), no pueden costearse los libros a ese precio.
    Y ese gran problema no sólo les pasa factura a las editoriales, sino también a los autores. Además, los altos precios de los libros en español están llevando a otra consecuencia: si los lectores no encuentran los libros que quieren, a un precio asequible, en español los compran en inglés.
    Por eso, la realidad es esta: o las editoriales se replantean el modelo de servicios que han tenido hasta ahora o está claro que la demanda seguirá bajando.

    • En efecto, parece ser que lo que falla es la estructura y el sistema. Lo cuál por cierto es complicado de cambiar, pues exigiría medidas profundas que no pueden realizarse de manera radical y rápida. Es un tema muy complicado, porque hay muchos intereses creados y muchos puestos de trabajo implicados. Mañana trataré de mostrar las propuestas que se barajan para abaratar el precio de un libro, aunque ya adelanto que ninguna de ellas, por sí misma, es suficiente para que las cosas mejoren.
      Muchas gracias por leer el artículo y por tu comentario, Narcoticdoll.

  11. Pingback: ¿Son caros los libros? (I) | Mi rincón de lectura

  12. Pingback: ¿Son caros los libros? Soluciones (III) | JAVIER PELLICER

  13. Pingback: Web Pata negra – El Blog de Javier Pellicer, ser autor en los días que corren « Felix Maocho

  14. Pingback: El editor, ese gran desconocido | JAVIER PELLICER

  15. Pingback: ¿Son caros los libros?

  16. Pingback: ¿Por qué las editoriales rechazan nuestras novelas? Causas y soluciones (III) | JAVIER PELLICER

  17. Pingback: El valor de lo invisible | David J. Skinner

  18. Pingback: Guía para publicar tu novela (II) – La autopublicación | JAVIER PELLICER

  19. Pingback: Guía para publicar tu novela (IV) – Publicación con editorial | JAVIER PELLICER

  20. Pingback: Guía para publicar tu novela (V) – Pros y contras de la publicación tradicional | JAVIER PELLICER

  21. Javier Valladolid Antoranz dice:

    Sin duda, junto con la variabilidad en la calidad y el margen de beneficios, aunque el caso general sea así, hace falta algo que abarate costes. Tal vez convenios entre diversas imprentas y editoriales para publicar una misma obra en varios espacios geográficos no muy distantes. Que no sólo tengas la obra por una editorial impresa en una provincia sino tal vez por partes de una misma provincia en varias imprentas de varias localidades y que distribuyan a pocos kilómetros. No sé si sería viable algo de ese estilo.

  22. Jose dice:

    Pues leyendo los tres artículos de la serie veo claro que las únicas formas de abaratar precios son dos:
    1) ajustar costes de todas las cadenas de producción haciendo especial incapié en la distribución que se lleva un 60% del pastel.
    2) apostar por el ebook como formato barato, que aunque las ventas sean pequeñas no creo que sean sus lecturas reales (todo el que conozco que ha probado un eReader actual no lo he vuelto a ver leyendo en papel…ahora bien, creo que la mayoría ha sido contenido ilegal porque aún no se ha montado el sistema para comprar ebooks como es debido con unos precios aun muy elevados, justos o no). El precio del ebook debería situarse por debajo de los 9€ y tirando hacia los 4-6€. Pero claro, hay que pensar que ya no hay tiradas, que la vida es muy larga, por no decir infinita y sobre todo en el trabajo de publicidad en redes sociales, reseñas de bloggeros, etc. que igual incrementaría algo el coste. Y es que me da, por experiencia propia, que poca gente entra a Amazon a ver que le recomienda el portal viendo sus novedades o los más vendidos. A Amazon se entra directamente a buscar un título en concreto, que previamente te ha recomendado un foro, twitero, bloggero o podcaster de renombre que vienen a ser los nuevos libreros 2.0.

    Si quitamos esos 3000€ de coste de impresión seguro que se baja el precio. Y por lo que me he podido informar, Amazon, la más grande, ofrece regalías del 35% y 70%. Vamos que hay una opción, según he entendido yo, de distribuir digitalmente llevándose éste el 30% del coste, siempre y cuando el precio final esté ente los 3 y 10€ aprox, en vez del 60% del libro físico y pudiendo publicar en otras plataformas al no haber exclusividad. En este nuevo panorama el editor, a parte de aconsejar, contratar los distintos servicios de corrección, ilustración, etc. debería hacer una buena labor de mover el libro en redes sociales para generar el boca a boca de toda la vida.

    Lo que no se puede es pretender que el libro electrónico no te baje las ventas del papel, si sube uno, baja el otro. Lo que si se pudiera dar el caso con unis precios bajos, es que en vez de comprar el libro y dejárselo a otro, directamente se compren 2.

    En fin me estoy haciendo ya un batiburrillo que quizás pierda el hilo y confunda. Espero con mucha impaciencia sus impresiones del libro digital y cómo explotarlo.

    • Muchas gracias, Jose. Podemos estar más de acuerdo o no en nuestras opiniones, pero es muy agradable debatir con personas tan sensatas como tú (si me permites el tuteo).

      Tu anterior comentario hablaba de rebajar los costes de impresión, que viene a ser el 50% del coste del libro. Es justo lo que se hace: los ebooks superventas de las grandes editoriales son el 50% más baratos que los libros de papel (en torno a los 20 euros, más si es en tapa dura), que corresponde al ahorro de la impresión. Si no se baja más es porque, obviamente, el autor tiene un caché y las editoriales desean explotarlo (con todo su derecho, para eso han tenido que pujar por publicar a ese autor y le pagan grandes cantidades en adelantos). Y entre los que no son superventas (la mayoría), como te comenté ayer en el otro artículo, la gran mayoría tiene precios inferiores a los 10 euros, sensiblemente más bajos, que vendría a corresponder al ahorro en distribución física. A partir de ahí, bajar más los precios es materialmente imposible sin rebajar la calidad editorial (maquetación, especialmente, que es distinta a la maquetación para papel).

      Como digo, es un tema complicado porque se unen muchos factores que el lector común no tiene lógicamente en cuenta. Pero los que estamos en el mundillo sí sabemos todo lo que hay detrás de la publicación de un libro, sea en papel o en ebook.

      Por cierto, yo leo tanto en papel como en ebook. Para disfrutar, prefiero el papel. El reproductor de ebooks lo utilizo principalmente para realizar lecturas de revisión de mis novelas sin necesidad de imprimirlas (los fallos se ven mejor que en el procesador de texto) y para consultar obras y artículos de documentación.

      Un placer debatir contigo.

  23. Jose dice:

    Yo quiero aportar la visión del que reconoce que ha descargado contenido pirata y se siente mal por ello, e intento aportar, aunque creo que esto ya se sabe, la visión del por qué lo he hecho.

    Tú (también me permito tutearte) me señalas que ya se ha reducido el precio en un 50% pero me lo comparas con la versión impresa del libro más cara. Yo cuando comparo el precio de un ebook sólo miro el precio de la versión tapa blanda de bolsillo que ronda los 8-10€ que es la versión más económica de formato físico en papel. El ebook considero que debiera de costar menos que esa versión de bolsillo, y sí, veo que los precios han bajado, que hay mucho por debajo incluso de los 5€, pero no lo que yo busco. Y lo que busco, desgraciadamente suele ser R.R.Martin (excepción que Lektu lo tiene por debajo de los 10€ lo cual aplaudo), Dan Brown, etc. Los best sellers que la industria y sociedad nos mueve a consumir. Y me perderé miles de grandes obras de otros autores porque no han podido darse la publicidad.

    Como me exponías en el otro post, yo debiera tomar la decisión de no robar y al no poder acceder a un BMW irme a un SEAT Panda que se ajusta más a mi nivel adquisitivo. Y sí, puede que debiera hacerlo, pero eso no va a suceder, quizás consigas convencerme a mi pero no va a cambiar a la gran mayoría. Si no hubiese opción de obtener un Juego de Tronos “gratis” o el último de Isabel Allende que me pide mi madre (porque esto no es un problema sólo de los jóvenes) quizás no tuviera otro remedio que pasar y leer otras cosas, pero tampoco Martin o Allende tendrían el éxito que tienen. Pero es un tema que no quiero entrar. La nueva ley va a conseguir cerrar muchos sitios de descarga y lo veo normal y justo. Aunque seguro que alguien vuelve a encontrar la fórmula de subir el contenido ilegal.

    Y quiero que todo el mundo que lea esto piense durante medio segundo si él/ella no ha visto o ve series/películas descargadas ilegalmente, tiene instalado en su pc algún software pirata (incluido photoshop, autocad, word, powerpoint y excel), ha descargado y grabado alguna vez mp3 (spotify ha terminado con esto en gran medida), ha visto el canal+, o lo ha intentado al menos, de forma ilegal o ha pirateado la consola a su hijo para no arruinarse a base de comprar juegos. Seguro que habrá gente honesta y con los recursos suficientes para no haber hecho esto nunca ni habérsele pasado siquiera por la cabeza hacerlo para no hundir el duro trabajo de las personas. Pero mi interior me dice que la gran mayoría (posiblemente también tú aunque no te quiero meter en el aprieto así que no me contestes) ha fallado en algún punto. Probablemente un escritor no se baje material ilegal de sus compañeros, pero habrá visto una serie bajada de Torrent para estar a la última o hecho una modificación con photoshop que es algo más sencillo que el Gimp.

    A lo que voy es que el panorama ha cambiado, eso lo sabemos todos, y que va a seguir cambiando y que vamos a llegar a un encuentro tarde o temprano en el que consumamos más que pirateemos. Pero para lograrlo no me puedes decir (obviamente si que puedes, no me mal intérpretes) que me tengo que olvidar del BMW refiriéndote a tal Autor. El BMW para mi es el envoltorio, es decir la edición tapa dura y el SEAT panda en este caso sería el ebook, la opción barata pero coche igualmente que te lleva de un lado a otro. Pero el texto del interior el mismo. Se que si se venden muchos SEAT va ha hacer que el BMW no pueda estar a 20€ porque se venderán menos y las tiradas serán inferiores con lo que el coste no se podrá mantener. Pero tarde o temprano eso va a suceder porque es el futuro.

    Lo que me ha quedado claro con tus artículos es que el precio del libro en papel está más que justificado y ajustado. No lo pongo en duda y sinceramente hay verdaderas maravillas de ediciones (estas navidades no me he podido resistir a comprar a mi hija un libro infantil de 30€ que era una preciosidad). Lo que me interesa es la edición digital que yo la sigo viendo cara en la gran mayoría y mi sospecha es que es porque hay que mantener al BMW bien pulido. La biblioteca está muy bien, pero desgraciadamente me da que es cosa del pasado,. Ahora las veo más como centros de estudio para universitarios y consulta. Otra cosa sería que hubiese bibliotecas online en las que me pudiese descargar el libro al kindle (pero eso no va a suceder). Lo que quiero es que alguien me desglose el precio real de un ebook y me justifique que es imposible ponerlo al precio que sí estaría dispuesto a pagar como consumidor.

    Perdón por el rollo ya que estarás hasta la coronilla de explicar este tema. Y entiendo que no quieras seguir con el debate. Prefiero una serle de post con el panorama digital actual que me aclare mis dudas.

    Lo que está claro es que la gente queremos consumir legalmente. Sólo nos falta el dinero para abarcar todo lo que esta sociedad nos pone suculentamente en los morros pero con salarios cada vez más bajos.

    Un saludo

    • En realidad, José, yo comparo el precio de las novedades: una novedad en papel cuesta, habitualmente, 20 € para las novelas recién estrenadas de extensión media (300 páginas o más). Y una novedad en ebook, en el peor de los casos, cuesta hoy en día 10€. Es la comparación justa. Porque si comparamos ediciones de bolsillo con ebooks, nos encontramos que también un ebook baja de precio tras el primer año de vida.

      El problema está en lo que tú mencionas: en que lo que está de moda tiene un precio alto, precisamente porque está de moda y la gente está más predispuesta a comprarlo. Si una de mis novelas saliera a 10€ en digital, por desgracia no tendría mucho éxito porque no soy un autor consagrado y no estoy de moda. Esos precios se fijan en función de la potencial demanda que la editorial espera tener. Es lo mismo que una entrada para un Madrid-Barça o una para un Getafe-Almería. Obviamente no pueden tener el mismo precio porque el primero tiene más demanda por parte del público y el club se puede permitir poner el precio más alto. ¿Cómo se lucha contra eso? ¿Entrando sin pagar a ver el partido? No. Se lucha no consumiendo ese producto que creemos que es caro, o que al menos no podemos pagar. Si suficiente gente lo hiciera, los precios bajarían, por lógica, pero nadie estaría haciendo nada incorrecto.
      Al mismo tiempo, sería justo que ya que demandamos precios más bajos, recompensáramos a quienes sí los ponen (siempre que su calidad sea la mínima exigible) comprando sus obras. Por ejemplo, comprando en plataformas como Lektu.
      En cuanto al gasto que supone publicar un ebook, contrariamente a lo que se supone no es tan pequeño como parece. Ten en cuenta que cuestiones como la maquetación no pueden reciclarse de la versión impresa, ya que la maquetación para ebook es distinta y tiene particularidades muy concretas. Del mismo modo, hay que pagar a la plataforma que lo pone a la venta, que se erigiría como la nueva librería. También hay que compensar con un mayor porcentaje al autor (según contrato, que suele rondar con un 25% de los beneficios por descarga vendida). Al final, resulta que vender por debajo de 10€ es más que complicado si la editorial pretende tener unos beneficios que le compense la publicación. Me explico: imaginemos que los libros en papel desaparecieran, y que solo se publicara en ebook para poder abaratar costes y precios. Pero la masa lectora es la misma, no se vendería más (no significativamente), los compradores los mismos, y la editorial seguiría deseando conseguir unos beneficios que le hicieran merecer la pena seguir con su negocio. Sin los beneficios del libro en papel, todos los costes de edición que tradicionalmente se sufragan con la tirada en papel recaerían sobre el ebook. Nos encontraríamos entonces con que el coste de la traducción, la corrección, el diseño de portada y la promoción los tendría que soportar un ebook que el lector no quiere que se venda a más de 6 euros. Con ese precio, el margen de beneficio sería tan exiguo que se necesitaría vender cientos de miles de descargas para que el editor se pudiera ganar el sueldo tras pagar a estos profesionales mencionados (y ni te cuento nosotros los autores, que cobramos por venta como el editor).
      En fin, que me enrollo. La conclusión es que desde fuera se ve muy sencillo, pero ahora mismo todos los expertos de las editoriales de este país (y de fuera) están exprimiéndose la cabeza para ver cómo demonios lo hacen para asentarse en el mundo del ebook sin renunciar a sus ya escasos beneficios. Y han llegado a la conclusión de que vender un ebook por debajo de los 10€ supone casi perder dinero, o al menos rebajar sus beneficios. El formato digital, desgraciadamente, a día de hoy no puede soportar por sí mismo toda una industria editorial, sobre todo cuando el fenómeno de la piratería está tan presente (aunque no sea el problema principal). Hasta que la gente no valore que la publicación de una obra en digital también comporta muchos gastos invisibles, más allá de la impresión y la conversión en objeto físico del formato tradicional, eso será imposible.
      Y en tu último párrafo apuntas al verdadero problema de todo esto: nos hemos convertido en esclavos del consumismo, incapaces de renunciar ni siquiera a una parte de lo que la sociedad nos pone en los morros, como dices. Lo queremos todo, lo queremos ya, y lo queremos gratis. Y eso es algo que jamás podrá ser.

      Un saludo.

    • Ah, y en cuanto a lo de el que esté libre de culpa que tire la primera piedra, ahí va mi pedrada, jajaja. Obviamente, en otra época, cuando yo era más joven y menos sensato, descargué contenido pirata. Pero no hay nada como convertirte en creador para hacerte cambiar de opinión. A día de hoy no descargo nada ilegal (y mucha gente no me cree). De hecho, en mi ordenador tengo instalado el sistema operativo Linux, que es libre, de adquisición gratuita, y legal. Y en mi ocio hago lo mismo: echan las suficientes series en las cadenas de nuestro país para que no me merezca la pena descargar nada; las pelis que me hacen ilusión las veo en el cine, y las que no estoy seguro las veo por streamming en plataformas como Wuaki (por 4€ como mucho los estrenos, que pagados entre varios colegas para verlas en grupo sale a nada); la música, en Spotify; los libros, los compro en ediciones de segunda mano, los alquilo en la biblioteca, o los compro si tengo mucho interés. Y soy mileurista, no estoy forrado. Así que si uno se lo monta bien, puede llenar su tiempo libre perfectamente sin necesidad de descargar contenido ilegal. Todo es cuestión de proponérselo y acostumbrarse a priorizar y saber renunciar a lo que no puede ser.

      • Muchas gracias Javier,
        Pongo tu blog en favoritos y estaré muy atento a todos los post y entrevistas. La verdad es que es superinstructivo y no te voy a negar que no tenía ni idea de que tanta gente era necesaria para sacar un libro con unos mínimos de calidad, aunque si te pones a pensarlo medio segundo es que no queda otra.

        Sigo leyendo todos tus post anteriores que aun me queda…

        A mi me has cambiado mucho mi forma de ver esto, y ahora 10€ incluso para un ebook ya no me parece tanto y más analizando las horas de disfrute que te aporta la literatura.

        Enhorabuena por la iniciativa del blog y te animo a seguir con tu labor pedagógica y de difusión de los tejemanejes de este negocio. Y suerte con tus novelas.

  24. Lo que si estáis consiguiendo tu y otros blogs que he estado consultando es que mi precio referencia que estaba dispuesto a pagar haya subido 2-3€ gracias a la explicación que nos ofrecéis, por eso creo que el debate es interesante y no sólo el quejarnos de la piratería. Y estoy seguro que la industria literaria bajará también sus precios de referencia y nos encontraremos. (Ejemplo las regalías de Amazon del 70% para, imagino, intentar contener el precio en la franja de mayor beneficio para ellos)

  25. Pingback: Las 10 consignas de la piratería (I) | JAVIER PELLICER

  26. Pingback: ¿Son demasiado caros los libros? – Alain Acevedo Cueva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s